Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Privilegios insultantes

Para hacer el ridículo completo y convertirse en el hazmerreír de propios y extraños, de vez en cuanto salta a la actualidad más vergonzosa y ruin gente como el tal Sánchez Gordillo
Jesús  Salamanca
jueves, 9 de agosto de 2012, 07:39 h (CET)
olíticos y los parlamentos muestran extraordinaria diligencia a la hora de aprobar medidas que les favorecen. Da igual que sean de ámbito general o autonómico. Llegado el caso de subir sueldos, aprobar jubilaciones vitalicias o repartirse dietas nunca hay enfrentamientos ni discusiones. Todo se hace como si fuera normal. Rara vez alza la voz un parlamentario para aludir a la falta de ética, al descontrol o al abuso.

Esa ‘casta’ privilegiada hace realidad la afirmación de Nieztsche respecto a que “lo que no me mata, me hace más fuerte”. Tampoco suelen recordar que hay miles de familias sin ingresos ni millones de parados desesperados ni aumento de la pobreza ni cómo asociaciones religiosas como Cáritas se hacen cargo de los desperfectos que dejan tras de sí los propios políticos y los mismos gobiernos.

La ‘casta’ aludida no mira por el pueblo ni le interesa la situación de éste. Van a piñón fijo y por eso acabamos encontrándonos en la situación en que estamos. No hay duda que nunca antes tan pocos hicieron tanto daño. Demuestran que, en palabras de Paul Valery, la piel es lo más profundo que hay en el hombre. También es verdad que para hacer el ridículo completo y convertirse en el hazmerreír de propios y extraños, de vez en cuanto salta a la actualidad gente como el tal Sánchez Gordillo; logra reírse del entorno, de la empresa privada, de la Justicia y del propio Gobierno sin que nada suceda, con lo que muestra el camino a otros. Hay evidencias suficientes para afirmar que aprovechados y buitres descontrolados hay en todas partes.

Un ejemplo claro de desvergüenza, descontrol, actitud miserable y soberbia lo encontramos de forma clara y manifiesta en el Parlamento vasco. No hay más que recurrir al BOE del 16 de junio de este año para comprobar que dicha institución aprobó una ley de fecha 30 de mayo, con el fin de “suprimir algunos privilegios a ex altos cargos”. Pero, a pesar de la crisis económica por la que atravesamos y de la falta de confianza social por los sueldos y la actitud de la clase política, sigue manteniendo privilegios vergonzantes y sonrojantes que afectan al jefe del Ejecutivo de la comunidad autónoma.

Resulta que el actual lehendakari, Patxi López, va a mantener una pensión vitalicia, incluso aunque no sea reelegido en las próximas elecciones autonómicas vascas. El privilegio se extiende a los lehendakaris y consejeros que formaron parte del Gobierno vasco desde octubre de 1936 hasta el 15 de diciembre de 1979. ¡Toda una vergüenza en los tiempos que corremos!

Así pues, después de haber estado solo alrededor de tres años y medio en el poder, el socialista cobrará un sueldo de por vida de 97.519 euros anuales. Mientras eso sucede, todos sabemos cuál es la situación de España actualmente: pobreza, angustia, recortes, paro, despilfarro, malversación, tráfico de influencias, represivas escuchas telefónicas, subvenciones a asociaciones de gays y lesbianas de Mozambique, condonación de deuda a Cuba y demás países de tintes socialistas y comunistas, etc. Pero que nadie piense que los privilegios se dan solo en las instituciones y cargos socialistas, pues también abundan con reiteración en las comunidades, cargos e instituciones de la derecha; como sobran los ejemplos no incidiremos en ello.
Comentarios
Casas Viejas 09/ago/12    13:13 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris