Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Homo Sapiens

Progreso! No. Regresión a las cavernas si no cambiamos nuestra manera de pensar
Octavi Pereña
miércoles, 8 de agosto de 2012, 08:03 h (CET)
La nuestra es la sociedad mejor informada de todos los tiempos., a la vez la más inculta. Con los medios digitales de información podemos saber lo que pasa en cualquier rincón del mundo en cuestión de segundos. Unas partículas de tiempo de retraso no son nada. La información recibida sin pasar por el cedazo de la verificación nos convierte en unos crédulos que aceptan como verdaderas las necedades que transmiten los medios de comunicación. Los muchos conocimientos sin procesarlos nos convierten en unos asnos.

Massino Pigliucci, profesor de filosofía del Centro de Estudios Superiores de la Universidad de Nueva York, hace esta sugerencia para convertirnos en Homo Sapiens: “Para esto falta un movimiento de base que utilice blogs, revistas y periódicos online, clubes de lectura y espacios de encuentro y cualquier otro recurso que pueda contribuir a promocionar oportunidades de desarrollo de pensamiento crítico”. Resulta, pero, que para poder criticar en positivo se necesita un punto de referencia para desarrollar una crítica constructiva.. Si el punto de referencia que se tiene es erróneo el proceso de raciocinio no nos llevará a niveles más altos de humanidad. “Aunque la mona se vista de seda, mona se queda”, dice el refrán.

“El punto es”, dice el profesor Pigliucci, “que el principio de la sabiduría se encuentra en el hecho de saber que en realidad sabemos poca cosa”. El reconocimiento de la ignorancia nos puede llevar a desear saber más cosas, hecho que puede convertirnos en eruditos de la materia o temas escogidos. Pero esta sabiduría no nos convierte en personas en el pleno sentido de la palabra. Existen muchos eruditos en la sabiduría que imparten las más prestigiosas universidades que como personas son unos verdaderos desastres.

Debido a que las ideas circulan y se asimilan inconscientemente se puede llegar a creer que los pensamientos que uno posee son de propia cosecha, que se ha sido el primero en elaborarlos y proclamarlos. Craso error. Si el lector presta atención se dará cuenta que el pensamiento citado del profesor Pigliucci tiene cierto parecido a un texto bíblico: “El temor del Señor es el principio de la sabiduría” (Proverbios 9:10).

Tal vez el lector recuerda que el diablo engatusó a Eva diciéndole que comiese “del árbol del conocimiento del bien y del mal”, porque de hacerlo “serían como Dios conocedores del bien y del mal”. La mujer no tiene suficiente con mirar al árbol sin codicia, la sabiduría que le impartió Satanás y que aceptó hace que viese que el árbol “era bueno para comer y agradable para adquirir sabiduría”. Juan Calvino el reformador francés, traduce así: “para impartir prudencia”. Adán y Eva no fueron prudentes. Perdieron el temor del Señor que es el principio de la sabiduría y se dejaron guiar por la sabiduría inducida por el diablo que les hizo perder las delicias del paraíso en el que se encontraban.

El apóstol Pablo nos ayuda a entender la insensatez de Adán y Eva cuando escribiendo a los cristianos de Roma les dice refiriéndose a los paganos que se habían convertido en idólatras: “Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios” (Romanos 1:21,22). Este texto deja entrever la existencia de dos tipos de sabiduría que conducen a destinos diferentes. No todos los caminos llevan a Roma.

El profeta Isaías refiriéndose a la adoración de labios que Israel profesaba a Dios, dice: “Por tanto, he aquí que nuevamente excitaré yo la admiración de este pueblo con un prodigio grande y espantoso, porque perecerá la sabiduría de sus sabios y se desvanecerá la inteligencia de sus entendidos” (29:14). ¿A dónde nos llevará la sabiduría sin Dios que se considera progresista? Adán y Eva fueron expulsados del paraíso. Al hombre actual a un laberinto enmarañado al que no se encuentra puerta de salida. Si verdaderamente fuésemos sabios abandonaríamos la sabiduría que es fruto de nuestro engreimiento y nos cobijaríamos bajo las protectoras alas de Dios que otorga la sabiduría que hace prudentes a las personas y las guía a tomar decisiones que son para su bien. La mente humana está tan ofuscada por la sabiduría que nace en su propio corazón que no sabe como abandonar la ofuscación que no le permite ver la luz divina.

El apóstol Pablo escribiendo a los cristianos de Colosas nos aporta la luz necesaria para salir del lúgubre túnel del desespero que nos afecta a todos: “Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad (de Dios) en toda sabiduría e inteligencia espiritual, para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios” (Colosenses 1:9,10). La sabiduría humana sin Dios nos ha llevado al caos actual, necesitamos la divina, que es espiritual, para salir del enredo que se ha creado gracias a nuestra fatuidad.
Comentarios
periodico paraguay 02/sep/12    03:09 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977

Cataluña a la deriva (II)

La enajenación colectiva

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris