Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Antes muerto que en silencio   -   Sección:   Opinión

El Coco Montoro

Ajustes sobre ajustes. Y muy dolorosos...
Tomás Salinas
@tomassalinasgar
miércoles, 8 de agosto de 2012, 07:57 h (CET)
No ganamos para sustos. Todo apuntaba a que el hombre del saco había salido de nuevo a la calle y, anuladas las entendederas a causa de su voraz apetito, a plena luz y con alevosía, había comenzado a echarse a la talega un puñado más de parados, funcionarios, pensionistas, estudiantes con fiambrera y mochila, autónomos o lo que se terciara, pues cualquiera es válido para calmar al Tío Saín cuando la carpanta aprieta. Y es que nos tiene tan acongojados (queda mejor esto que acojonados, ¿no?), que sólo le faltan el sombrero de fieltro, la capa y un saco sin fin para convertirse en el nuevo sacomán y entrar con pleno derecho en el top ten de los sacamantecas. Monstruos de forma humana y mirada torva que se entretenían en secuestrar a los que remoloneaban al obedecer, extraerles la sangre, incluso bebérsela, y después deshacerse convenientemente de los cadáveres. Una colección de mitos populares, algunos con un pretendido antecedente histórico, como el de Francisco Ortega “el moruno”o Manuel Blanco Romasanta, dos fenómenos en eso de exterminar a destajo, una reata inmunda de salvajes que se van a quedar sin recuerdo ni medalla al participar en el juego a full time el bueno de Don Cristóbal Montoro, dispuesto como está a arramblar con el oro, la plata, el bronce, los diplomas, el tartán del estadio y el pebetero olímpico si se pone a tiro.

Ajustes sobre ajustes. Lo he leído y aún me tiembla el ojo derecho. El izquierdo ya lo doy por perdido, está en blanco desde el último Decreto Canalla. Como un eco. Ajustes sobre ajustes. Ajustes sobre ajustes. Muy dolorosos. Para morirse lenta, muy lentamente. Lo primero que he pensado me lo callo, que hay palabras que no se deben reproducir, que igual algún abogado o algún niño lee esto. Lo segundo ha sido plantearme el dilema del prisionero, haga lo que haga el castigo es inevitable. Me he preguntado entonces, pobre de mí, ¿ajustes de dónde?...Me he dicho que el ministro ha enloquecido o quiere guerra, o las dos cosas, o que él no es más que una tuerca del mecanismo de una máquina maya ideada para que el mundo se acabe en diciembre. No puede ser de otra manera, nadie vivo tiene tanta mala leche. Aunque, claro, tratándose de Cristóbal Montoro y los derroteros destructivos de su política económica y social, hasta creo que veré a la virgen y al niño en la cola del INEM para Navidades (San José, no, que ha emigrado a Alemania). Cualquier cosa es posible.

Menos mal que todo ha sido una falsa alarma, que voces autorizadas del Ministerio de Hacienda han salido al quite y han señalado que las declaraciones en cuestión eran de una entrevista realizada el pasado mes de mayo, antes del atraco de julio. Menos mal. Otra tan seguida y ya me veía montando barricadas en la calle, ocupando el congreso o qué sé yo, que aunque uno esté mayor para según qué cosas, si no me dejan otra, me tocará resistir como buenamente pueda. Así que ahora me tomaré una pastilla para la tensión, un relajante muscular, un vaso dilatador, medio kilo de diazepán y unos lingotazos de orujo, a ver si así consigo pegar ojo esta noche. Que entre susto o muerte, ya voy prefiriendo muerte y eso me preocupa.
Comentarios
Jenny 18/ago/12    14:02 h.
Ethica 18/ago/12    09:35 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris