Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Rusia asume la presidencia del grupo de los ocho

Vladímir Simonov
Redacción
jueves, 7 de julio de 2005, 00:11 h (CET)
La cumbre del G-8 que debe iniciarse el próximo miércoles en la localidad escocesa de Gleneagles, marcará un hito para Moscú: por primera vez, Rusia asumirá la presidencia en este grupo informal que integra a los ocho países más industrializados del planeta y en 2006 será anfitriona de la cumbre de turno que, según las previsiones, será celebrada en las afueras de San Petersburgo.

Con rango de fuerte potencia nuclear, rica en recursos naturales y humanos, Rusia todavía lleva un retraso considerable a los otros siete países del G-8 en los términos de ingresos per cápita. Al mismo tiempo, se ha activado un factor que hace de Rusia un miembro influyente, o aún más, absolutamente indispensable del Grupo de los Ocho, asumiendo que el objetivo básico de esta organización es reforzar la estabilidad del desarrollo económico global. Dicho factor es el creciente protagonismo de Rusia como jugador clave en el mercado de los recursos energéticos.
En un futuro próximo, Moscú pretende elevar la producción del petróleo a 500.000 millones de toneladas métricas al año, es decir, a un volumen cuya distribución influirá en grado notable en la prosperidad no solamente de los vecinos inmediatos de Rusia - repúblicas que han surgido a raíz de la fragmentación de la URSS, sino también de Europa y, en parte, de Estados Unidos.

Claro que Rusia sigue siendo un país en que una parte de los habitantes, todavía sustancial aunque rápidamente decreciente, vive por debajo del nivel oficial de la pobreza, pero es probable que precisamente dicha circunstancia determina un papel especial que Moscú desempeña en el Grupo de los Ocho, denominado a menudo como club de los ricos. Su presencia en el G-8 adquiere una connotación adicional puesto que Moscú, según la reciente expresión del presidente Vladímir Putin, "puede entender con mayor facilidad los problemas de las naciones con la economía en proceso de transición".

Justamente por eso Rusia participa de forma activa en el debate de un tema que será uno de los principales en la agenda de Gleneagles: ¿cómo ayudar a los países del África, reducir el lastre del endeudamiento que les agobia e implantar ciertas normas más equitativas para el comercio con el continente africano? En un reciente encuentro con el primer ministro británico Tony Blair, el presidente de Rusia manifestó su enérgico respaldo a la propuesta de condonación inmediata de la deuda de 18 naciones africanas. Es más: Moscú podría sentirse orgullosa porque ya ha mostrado gran generosidad en esta materia. En términos absolutos, Rusia es el tercer país después de Japón y Francia en lo que respecta a la condonación de la deuda africana.

Los ciudadanos rusos acogen con comprensión el extraño papel que les ha tocado: ser a un mismo tiempo destinatarios de la ayuda y donantes para el continente africano. El pasado sábado, la Plaza Roja de Moscú fue escenario del concierto "Live 8", en el transcurso del cual los grupos de rock rusos como "Agatha Christie" o "Red Elvises" se alternaron en las tablas con celebridades internacionales como Pet Shop Boys. La audiencia rusa mostró el mismo grado de buena voluntad que se había presenciado durante los conciertos similares en los países del G-8 y en Sudáfrica. Bastantes rusos se preguntan desde luego por qué su país, sin ser rico, tiene que condonar la deuda africana pero la opinión mayoritaria es que Rusia debería ayudar en lo posible a quienes viven todavía peor.

Alentado por este apoyo masivo, Putin aprovechó las festividades del 750 aniversario de Kaliningrado para acordar con el presidente galo Jacques Chirac y el canciller alemán Gerhard Schroeder, invitados a la fiesta, la postura conjunta de los tres países, que ya se han dado en llamar "La Nueva Entente", de cara a la cumbre de Gleneagles. En una rueda de prensa final, el mandatario ruso reafirmó que Rusia está dispuesta a participar en los programas de condonación de la deuda africana.

Otro tema incluido en la agenda de Gleneagles - el control sobre la observancia del Protocolo de Kioto que regula las emisiones de los gases contaminantes al medio ambiente - también preocupa a Moscú, Berlín y París.

En más de una ocasión, Putin insistió públicamente en la "necesidad de trabajar con aquellas naciones que no se han incorporado al Protocolo de Kioto". En primer término, se trata de Estados Unidos que sigue alegando la eventual pérdida de millones de empleos y miles de millones de dólares como consecuencia de su adhesión a este acuerdo. El argumento básico de la Administración Bush es que "científicamente todavía no está comprobado el calentamiento del planeta".

Ayudarás y tendrás ayuda. Vladímir Putin difícilmente va a desaprovechar en Gleneagles la posibilidad de defender los intereses de Rusia ante los líderes de siete naciones occidentales. Rusia necesita la ayuda por parte de las democracias desarrolladas para poder diversificar su economía, que depende excesivamente de la exportación del petróleo. Pero los "siete grandes" necesitan a Rusia en igual grado que Rusia a ellos.

____________________

Vladímir Simonov es comentarista en temas políticos de la Agencia Rusa de Información 'Novosti' (www.rian.ru)

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris