Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cataluña   ACTUALIDAD   -   Sección:   Opinión

Hartos

La situación en Cataluña es grave. ¡No lo dudo! Pero, yo al menos, empiezo a estar agotada de este culebrón
Iria Bouzas Álvarez
@iriagal
miércoles, 25 de octubre de 2017, 00:01 h (CET)
Mi querido abuelo Antonio, que en paz descanse, estuvo durante años viendo un culebrón que en España se emitió en los años 90 y que se llamaba “Santa Bárbara”, imagino que muchos de ustedes todavía lo recordarán.

Nunca entendimos como pudo estar tantos años seguidos viendo aquella serie y como era capaz de seguir tan interesado mientras los argumentos se iban retorciendo cada vez más, capítulo tras capítulo, hasta llegar a un punto en el que la serie dejó de parecer un drama para parecerse más a una comedia absurda que no tenía ningún sentido lógico.

Leyendo hoy en la prensa sobre la situación de Cataluña, he sentido una sensación que me ha recordado mucho a lo que me pasaba por la cabeza por aquel entonces cuando terminaba por pasar un rato con mi abuelo viendo algún capítulo de aquel culebrón. Me ha entrado una sensación de hastío infinita hasta el punto en el que me he visto obligada a dejar de leer porque mi cerebro se ha negado a seguir procesando ninguna información más sobre este tema.

Soy perfectamente consciente de que no es políticamente correcto decir esto que estoy escribiendo, pero alguien tenía que hacerlo. Alguien tendrá que afirmar sin miedo a las críticas que le lluevan, que una gran parte de la población estamos más que hartos de todo este tema de la independencia o dependencia de Cataluña.

¡Hartos!

Cierto que situación en Cataluña no es ninguna broma. Pero la realidad es que las circunstancias personales de cada uno de los ciudadanos, catalanes o no, que tenemos que seguir con nuestras vidas tampoco son ningún chiste.

Aquí, los ciudadanos seguimos levantándonos por las mañanas. Algunos para trabajar, otros para buscar empleo. Algunos tienen que ir a estudiar, y otros tienen que acudir a los hospitales a tratarse para intentar encontrar la salud perdida. Hay quienes están de baja intentando dormitar entre comida y comida de sus hijos recién nacidos. Hay quienes hacen números para llegar a fin de mes. Muchos de nuestros vecinos no saben cómo van a pagar la luz este mes, y otros no consiguen pegar ojo pensando en los problemas que rodean a los que más quieren.

Empleados, autónomos, parados, estudiantes, cuidadores, niños, jubilados….millones de personas que intentamos seguir a flote cada día, luchando por nosotros y por los nuestros para vivir una vida lo más digna y plena posible.

Y mientras ponemos todas nuestras energías en bracear fuerte para poder seguir respirando, cada dos días tenemos que paralizar nuestras vidas para quedarnos pegados a los medios de comunicación viviendo otro “día histórico” que al final termina por ser más ridículo que histórico.

La situación es grave. ¡No lo dudo! Pero, al yo menos, empiezo a estar agotada de este culebrón.

La sensación es que los guionistas de esta serie son pésimos y que los actores principales no pasan de tener la categoría de muy lamentables.

Lo único por lo que merece la pena de esta serie tan mala, son los espectadores. Los sufridos espectadores catalanes que siguen ahí, intentando que unos guionistas miserables no les destrocen sus vidas y su futuro sólo para satisfacer los egos absurdos de unos actores que llevan sin estar a la altura desde el capítulo piloto.

“Santa Bárbara” me aburría mucho, pero al menos la podía ver sentada junto a mi abuelo Antonio y comentar con él lo que sucedía en cada capítulo que compartíamos. Ahora al pensarlo he dejado de estar harta por un segundo para ponerme triste y añorarlo.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas

El barco escoba

El Aquarius se ha convertido en el barco escoba del Mediterráneo

Jaque al Rey

Borbones en entredicho

¿En qué España nos han metido ustedes, señores?

“Madero ha soltado al tigre, a ver si puede domarlo” Porfirio Díaz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris