Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Vida   -   Sección:   Opinión

¿Llama la muerte a la puerta?

La muerte es un problema que preocupa pero que no se le encuentra solución
Octavi Pereña
martes, 24 de octubre de 2017, 00:02 h (CET)
Rafa de Alcarràs escribe una carta a SEGRE (17/04/2017) a la que han titulado ¿Si la muerte llama a la puerta? Las peguntas que Rafa se hace a lo largo de la carta conducen a que la sociedad no está preparada para este tipo de llamadas. A la misma conclusión llegan muchos. La pregunta es: Quienes llegan a la conclusión que la sociedad no está preparada para recibir la llamada de la muerte, ¿están dispuestos a escuchar lo que la Biblia dice al respecto? Me temo que no.

El hombre no fue creado mortal, sino inmortal. El caso es que su inmortalidad duró poquísimo tiempo. El Creador le avisó. “y mandó el Señor Dios al hombre, diciendo: de todo árbol del huerto podrás comer, mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comas ciertamente morirás” (Génesis 2: 16,17). Durante un tiempo, se desconoce su duración, pero da la impresión que fue muy breve, Adán y Eva gozaron las delicias del jardín en el que les había puesto Dios, sin fijarse en el árbol prohibido. De repente, en el idílico escenario del jardín de Edén aparece un tenebroso personaje: “Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo, que el Señor había hecho” (Génesis 3:1). Por lo que se deduce de Génesis 3:8 Adán, Eva y el Creador “paseaban en el huerto al aire del día”. Esto indicaba que las relaciones entre las criaturas y el Creador eran excelentes, hasta el momento que la astucia de la serpiente despertó en Eva la duda de la bondad de Dios. Aquí Eva cometió un error. En vez de someterse a Dios confía en la astuta serpiente, conversa con ella. Eva comete el pecado de no amar a Dios sobre todas las cosas y, el diablo en vez de retirarse con el rabo entre las piernas atrapa a Eva en la red maligna que le tiende. El mandamiento es resistir al diablo con el poder de Dios, no dialogar con él. “La serpiente que era astuta, más que todos los animales del campo que el Señor había hecho” vence los razonamientos de Eva, haciéndosela suya. “¿Con que Dios os ha dicho: No comáis del árbol del huerto? Y la mujer respondió a la serpiente: del fruto de los árboles del huerto podemos comer, pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, y no lo tocareis, para que no muráis. Entonces la serpiente dijo a la mujer: no moriréis, sino sabe Dios que el día que comáis de él serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y el árbol codiciable para alcanzar la sabiduría, y tomó de su fruto y comió, y dio también a su marido, el cual comió así como ella” (Génesis 3. 1-7). Hasta aquel momento la muerte se encontraba en Satanás, “el homicida”. En el momento en que Adán comió el fruto del árbol prohibido abrió la puerta para que la muerte entrara en él.

El Rafa de Alcarràs y con él todos los que creen que la muerte es algo externo que tiene que pedir permiso para poder entrar, no se explican bien. Desde el momento en que Adán desobedeció a Dios y comió el fruto del árbol prohibido se inoculó el virus del pecado y por el hecho de ser la cabeza de la humanidad, toda su descendencia nace infectada con el virus de la muerte. Lo que sucede es que su poder de matar se manifiestas en diversas etapas de la existencia y de maneras diversas según los designios de Dios. “El último enemigo que será destruido es la muerte” (1 Corintios 15: 26).

El Rafa de Alcarràs y con él muchos otros se preguntan: “¿Está la sociedad preparada para este tipo de llamadas”, las diversas maneras como se visualiza la muerte? La respuesta a la pregunta se encuentra en el hecho de la resurrección de Cristo. El capítulo 15 de la primera carta a los Corintios es un cántico de victoria de Cristo sobre la muerte. Transportándonos al día final del mundo según lo entendemos hoy, el apóstol Pablo escribe: “Pero esto digo, hermanos, que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción. He aquí os digo un misterio: No todos dormiremos (moriremos), pero todos seremos transformados en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta, porque se tocará trompeta (que convocará a los difuntos), y los muertos resucitarán incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde está, oh sepulcro, tu victoria?, ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado la ley. Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano” (1 Corintios 15:50-58). Por la fe en Cristo abrimos la puerta para que entre la vida eterna.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza

Rajoy da alas a los separatistas

E. Díaz, Madrid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris