Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El Consueta  

Admirado Miret: La paz es posible

Félix Población
Redacción
miércoles, 6 de julio de 2005, 01:29 h (CET)
Mi querido Bonhome, amigo de adolescencia y mocedad, me presentó a Enrique Miret con ocasión de un artículo publicado en un diario regional por nuestro profesor de filosofía, don Ramón García de Castro. Ha pasado toda una vida desde entonces y mi admiración por el reconocido polígrafo no ha dejado de alimentarse en la sabiduría de sus aportaciones teóricas a través de libros y conferencias, así como en el dinamismo y eficacia de su proyección social al frente de organizaciones solidarias.

Ahora acabo de leer su última obra, La paz es posible (*), y sin apenas tiempo para madurar y reflexionar el provecho que he sacado del libro, me apresuro a recomendarlo a todo aquel que se interese por las causas de la violencia y agresividad crecientes en esta sociedad nuestra, mucho más preocupantes si se considera las disponibilidades actuales de la tecnología mediática. Miret aboga por el diálogo y el lenguaje como mediadores indispensables para el entendimiento y estudia las claves de las concepciones ideológicas que más socavan ese camino de comprensión: fanatismo, fundamentalismo e integrismo.

Nuestro apreciado y longevo teólogo, lúcido nonagenario, aborda en pocas y substanciosas páginas la historia violenta del catolicismo -en contra del pacifico mensaje evangélico-, así como la prédica de concordia que alienta en el Talmud hebreo y el Corán islámico. La invasión de las sectas, el peligro de los iluminados y falsos místicos, las causas y salidas de la violencia y la imperiosa necesidad de que los españoles sepamos convivir en tolerancia y libertad, son otros tantos capítulos de sugestiva lectura, abordados por Miret Magdalena con la amenidad, documentación e inteligencia que le caracterizan.

Individualmente, para llegar a esa cultura de la paz, sobre la cual escribiera el propio don Enrique un excelente artículo en El País hace unos cuantos años, es necesario alterar la preferencia equivocada que hemos dado en nuestra conducta al tener sobre el ser, según dijo Erich From. Vivimos inmersos -sostiene Miret-en una filosofía pecuniaria como base ideológica única que mueve nuestras acciones. Todo lo demás proviene de esa filosofía: el afán de poder, de sobresalir, de tener éxito y dinero por encima de todo y de todos, del placer inmediato sin respeto a la dignidad de los demás.

Vivimos en un mundo de pasiones, pero no de afectos, y es preciso volver a la definición más correcta que diera Miguel de Unamuno del ser humano: siento luego soy. Porque, como dijo Zubiri, la inteligencia humana ha de ser una inteligencia sentiente, ya que intelegir y sentir no se oponen, se necesitan mutuamente.

(*)Miret Magdalena, Enrique: La paz es posible. Editorial Espasa, España, 2005.

____________________

Visita el Blog de Félix Población en Diariodelaire.blogspot.com

Noticias relacionadas

Las campañas contra VOX lo refuerzan y le proporcionan votos

“Los árboles solitarios si logran crecer, crecen muy fuertes” Wiston Churchill

Lenguas y banderas

Lenguas y banderas que indican identidad pueden convertirse en semillas de odio y de violencia

¿Hacia la estanflación en Argentina?

La contracción de la demanda mundial de materias provocará el estrangulamiento de sus exportaciones

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris