Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

El futuro de Rusia como gran potencia

Vasiliy Kononenko
Redacción
lunes, 4 de julio de 2005, 22:53 h (CET)
La población de Rusia continúa decreciendo, según confirman los datos oficiales de Rosstat, instituto nacional de estadística. Para mediados de este siglo, Rusia tendrá apenas 77 millones de habitantes, si los acontecimientos se desarrollan sobre un modelo desfavorable, o 124 millones, en la mejor de las variantes posibles. La principal explicación del indeclinable decrecimiento demográfico es la baja natalidad. Hacia 1989, Rusia tenía una población de 147 millones que en los años siguientes fue disminuyendo de forma estable. Y si el flujo de inmigrados contribuía a compensar el decrecimiento natural casi en un 40% en la década del 90, últimamente esa fuente se ha ido agotando. La crisis demográfica en Rusia está a la vista, en opinión de expertos, y el único remedio es el incremento de la natalidad.

Dar a luz en Rusia es una proeza, en el sentido de que el Estado se ha desmarcado de los problemas de la familia con hijos, opina Ekaterina Lakhova, jefa del Comité parlamentario para asuntos de la maternidad, la familia y la infancia. En una conversación con el corresponsal de RIA Novosti, ella reconoce haber fracasado otra vez en sus intentos de sacar adelante este tema. Junto con un colega, Andrey Isaev, Lakhova preparó un proyecto de ley que contemplaba la asistencia real a las familias que se animaran a procrear. Entre otras cosas, se pensaba pagar un subsidio de 20.000 rublos, o aproximadamente US$720, por cada hijo nacido y elevar el importe de la subvención a las madres solitarias que son casi 900.000 en Rusia. El Gobierno ruso nuevamente dijo "no" a esas propuestas. "Las autoridades no se han percatado aún del peligro que se va cerniendo sobre el país" - constata Ekaterina Lakhova.

El prestigioso experto ruso Valery Elizarov, quien es director del Centro para estudios demográficos en la Universidad "Lomonosov" de Moscú, tiene una visión muy curiosa a este respecto. "No me interesa siquiera pensar en los pronósticos a tan largo plazo porque todos ellos se construyen a partir de la fórmula ¿Qué pasaría en el supuesto de que...? - confiesa él -. Pues resulta prácticamente imposible considerar tales casos hipotéticos. Lo que hoy podemos pronosticar con seguridad son los recursos laborales de aquí a los años 20 de nuestro siglo. Cuantos hayan alcanzado la edad laboral y reproductiva para estas fechas, han nacido ya. Todas las demás previsiones son bastante convencionales". La realidad es que la población rusa seguirá bajando, sostiene Elizarov. La velocidad del decrecimiento depende de numerosos factores, tales como la situación socioeconómica del país o la capacidad del Estado de apoyar la familia. En la actualidad, todavía se sienten las consecuencias de la crisis económica, pero supongamos que en diez años habrá mejora económica, los ingresos de la población van a aumentar y el Estado se encargará de estimular la natalidad. La tendencia puede cambiar radicalmente.

"De momento, el Gobierno ruso se dedica tan sólo a las medidas de emergencia en materia social - afirma Elizarov -. Tarde o temprano, tendrá que ocuparse de estos problemas. Y cuanto antes lo haga, menos dramática será la realidad frente a los guiones que se están esbozando ahora y los cuales contemplan la desaparición de una Rusia fuerte desde el mapa geopolítico del mundo".

____________________

Vasiliy Kononenko es comentarista en temas políticos de la Agencia Rusa de Información 'Novosti' (www.rian.ru).

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris