Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

La Guerra de los Mundos: ¡No sin mi hija!

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
martes, 16 de agosto de 2005, 03:57 h (CET)
Si usted pertenece al Foro de la Familia está de enhorabuena, La Guerra de Los Mundos es definitivamente su película. No se me ocurre otro producto, ni siquiera remontándome al cine más rancio y apolillado de la dictadura (ese que defendía a capa y espada la santísima trinidad formada por Dios, patria y familia), que proponga al espectador una apología tan a ultranza del amor paternofilial y de la unidad familiar en tiempos de crisis. No es ya que el cariño de Tom Cruise por su hija Dakota Fanning esté a prueba de bombas, sino que está a prueba de, por este orden, rayos caloríficos, fuegos purificadores, tentáculos asesinos y marcianos con apetencias genocidas.

Y no quiero decir con esto que el último taquillazo de Spielberg sea un mal film. ¡Ni mucho menos! La Guerra de los Mundos se ha ganado a pulso un lugar de privilegio entre las quince o veinte mejores películas del 2005. Desde luego, no resulta nada fácil hoy en día dar con celuloide que sepa conjugar de un modo tan sólido como magistral el espectáculo pirotécnico deslumbrante pero bien entendido (a pesar de que los efectos especiales arrollan al espectador de principio a fin, éstos nunca llegan a parecer gratuitos) con una pericia narrativa ejemplar a la hora de tratar las secuencias más relajadas y/o intimistas (¡Ese Tom Cruise incapaz de recordar una nana que tranquilice a su hija!).

Tan bien dirigida está la película, que incluso uno llega a creerse sin problemas la transformación de un simple trabajador de los muelles de New York en uno de los pocos humanos que logra derrotar a la maquinaria alienígena. No hay más que recordar la reciente El Reino de los Cielos, donde el carapán de Orlando Bloom pasaba por arte de birlibirloque de trabajar en una herrería a liderar los ejércitos cristianos frente al moro bueno (ya sabrán ustedes que a raíz del once de septiembre ya no hay ninguna etnia mala en el cine), para darse cuenta de que dotar de credibilidad a este tipo de apoteosis heroicas no es precisamente moco de pavo.

Pero lo que mejor define el espíritu de la nueva colaboración entre Steven Spielberg y Tom Cruise después de Minority Report, no es ni su poderío visual ni la consistencia de su guión, sino una vistosa escena en la que un tren en llamas desbocado cruza la pantalla para asombro de los protagonistas. El tren, metáfora tradicional del destino, representa a la perfección el devenir de la propia película: un crescendo de emoción fulgurante, compuesto por múltiples vagones-clímax que, contra todo pronóstico, en lugar de estrellarse y explotar al final del metraje como mandan los cánones de los blockbusters, va y se detiene en silencio.

Y es que si algún defecto tiene La Guerra de los Mundos es su final, coherente y fiel al original literario, sí, pero anticlimático, ñoño y decepcionante como pocos. En este punto, uno no puede dejar de plantearse la siguiente pregunta: ¿debe la obsesión por reflejar los relatos originales en los que se basan las películas llevar a los directores a sacrificar la calidad final de sus obras? Porque la adaptación del universo de H.G. Wells por parte de Spielberg, y se lo digo muy en serio, alcanza sus mejores momentos cuanto más se aleja del material en que se inspira. Tal vez sea hora de decir, en voz baja para no escandalizar a los puristas, que Steven Spielberg no tiene nada que envidiar como narrador a los grandes tótems de la literatura… salvo el respeto unánime de la crítica, claro.

Noticias relacionadas

Netflix España prepara nueva película con Daniel Sánchez Arévalo

Se estrenará en todo el mundo en 2019

El cine fantástico monopoliza los Premios en la IV Muestra de cine y creatividad del Centro Botín

El premio del público fue para “El escarabajo al final de la calle”

Disney celebra los 90 años de Mickey Mouse con una exposición

Un artista español participa en la muestra de Nueva York

Silvia Abril y Andreu Buenafuente presentarán los 33 Premios Goya

La actriz y cómica debutará como conductora

Javier Gutierrez, galardonado en el Festival Internacional de Cortometrajes de Valencia

'Zero' se lleva dos galardones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris