Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

España, un invento que no funciona

Algunas regiones son palos en las ruedas de España, que dificultan su avance y mejoras
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
jueves, 2 de agosto de 2012, 08:03 h (CET)
Cuando se inventó esta España de las autonomías se hizo con la excusa de acercar la Administración al administrado, así como para profundizar en las esencias de cada una de sus partes, respetándolas y potenciando su propia personalidad.

Conviene recordar que entonces los nacionalistas periféricos no querían autonomía más que para Galicia, País Vasco y Cataluña, con la excusa de que ya la tuvieron durante la segunda república. Claro, a lo mejor conviene recordar que a los demás, a Castilla por ejemplo, la rebelión de Franco les quitó el tiempo necesario para de conseguirla. Pero ésa es la esencia de esos maravillosos demócratas que defienden los privilegios de unos pocos. “¿Quién como yo?” parece ser el credo de quienes piensan que los derechos, políticos, económicos, culturales, son sólo para los suyos.

Aquel “café para todos” les sentó mal, debieron pensar que si los demás tenían sus mismos derechos era porque se había cometido una injusticia y fueron inflando sus exigencias al Estado, demandando sin cesar nuevas competencias. La realidad demostró que el café era sólo para unos pocos, mientras los demás tenían achicoria en sus desayunos. Era igual, la simple apariencia, la remota suposición, de que todos éramos iguales era para ellos una ofensa. Así a Castilla se la troceo, dividiéndola en cinco regiones inanes e indefensas, no fuera que los nacionalistas encontraran en una región poderosa, grande y fuerte, económica, política y culturalmente, un freno a sus ambiciones.

En numerosas ocasiones las administraciones regionales se han opuesto de diversas maneras a las medidas del gobierno central. Todas o casi todas, ahora no hablo sólo de las regidas por nacionalistas, en alguna ocasión han desarrollado leyes para “complementar” las del gobierno de Madrid, lo que suponía que éstas perdieran parte de su efectividad en el territorio de la comunidad. Sí, naturalmente, las que más frecuentemente y más lejos han llevado ese desafío son las nacionalistas.

España así no funciona, algunas de esas regiones suponen palos en los radios de las ruedas de España. Cataluña y Andalucía ayer mismo. Hay que repensarse este Estado y cambiar todo lo cambiable para que funcione mejor y más ágilmente. Reducir regiones, reducir parlamentarios, cambiar competencias… Buscar la colaboración en vez del enfrentamiento.

Estamos hechos una ruina, han de salvarnos, si no se quiere decir que han de rescatarnos, y así no lo van a hacer. El anterior presidente de Gobierno fue incapaz de ver venir la crisis y sus siderales dimensiones. Durante años negó la evidencia, siempre recordaré que llevándole la contraria otros socialistas como Miguel Ángel Fernández Ordóñez y Joaquín Almunia, regalando nuestro dinero, conseguido con nuestro trabajo y esfuerzo, a cualquiera que presentase un folio con un proyecto. El actual es absolutamente incapaz de sacarnos del pozo, ni aún sangrando a funcionarios, jubilados, ancianos y trabajadores. Y empresarios, conste.

Para él es mucho más fácil restar sueldo y derechos a los trabajadores que frenar el irracional desarrollo de una España que no funciona. Todo es más fácil que acometer una reforma que no admite más dilaciones. Esta España no puede ser.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris