Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

El 'Problema de 2008' y el futuro del sistema político en Rusia

Yevgueni Suchkov
Redacción
lunes, 4 de julio de 2005, 00:13 h (CET)
No obstante, la prensa rusa y extranjera ya abunda en artículos intitulados "¿Quién sucederá a Putin?" y "¿Hasta qué punto será 'suave' la operación 'sucesor' que lanzará el Kremlin?". De momento existen dos guiones principales de los acontecimientos. El primer guión supone que la transferencia del poder se desarrollará en un ambiente político relativamente calmoso. Según el otro guión, el ambiente político en el país será inestable por alguna razón.

De allí que las posibilidades de los candidatos a la presidencia, así como los intereses de las fuerzas políticas y financieras que supuestamente los apoyan, son enfocados a través del prisma de esos guiones. Por ahora se ignoran aspectos sin los cuales no es correcto especular sobre el futuro político de Rusia y abordar las perspectivas que aguardan a los políticos rusos. Se trata, en primer término, de los electores. Son los protagonistas que suelen dar sorpresas a las élites gobernantes durante los comicios. Otro aspecto que salta a la vista es que prácticamente no se toma en cuenta la relación entre las elecciones presidenciales y las legislativas: estas últimas se celebrarán tres meses antes.

A partir de 1996, el guión de las elecciones presidenciales siempre ha sido predeterminado en gran medida por los resultados de las elecciones a la Duma de Estado (cámara baja del Parlamento ruso). En diciembre de 1995 fueron los comunistas quienes ganaron las elecciones, y únicamente los extraordinarios esfuerzos aplicados por el Kremlin junto con los "oligarcas" habían permitido a Boris Yelsin tomar posesión para un segundo mandato. A finales de 1999 se había necesitado la dimisión dramática de Yeltsin para que resultara "suave" el traspaso de poder y no se repitieran las conmociones del verano de 1996.

La reelección de Vladimir Putin para un segundo mandato había sido precedida por la triunfante campaña electoral del partido oficialista "Rusia Unida". También vale recordar que los rivales de Yeltsin y de Putin no habían surgido de nada, sino aparecieron como resultado de las elecciones legislativas. Entonces, para transferir "suavemente" el poder a su sucesor, Putin necesitará asegurar a "su" partido una clara victoria en las elecciones a la Duma. Tomando en cuenta que la popularidad de "Rusia Unida" sigue decreciendo, no será una tarea fácil.

Pues es aquí precisamente donde se oculta un serio problema. Los ingenieros políticos "de la corte" suelen cumplir esas tareas de una manera muy tosca: ya lo habían probado las elecciones de diciembre de 2003 en Rusia y los acontecimientos en Ucrania y en Kirguisia. La intromisión de esos "especialistas" con sus técnicas administrativas había contribuido en gran medida al surgimiento de situaciones "revolucionarias" en esos países. Si se repite algo parecido en las legislativas de diciembre de 2007 en Rusia, quedará inestable la situación política en el país y el Kremlin afrontará graves problemas en las presidenciales fijadas para marzo de 2008. En este caso, si incluso gana el "sucesor", su legitimidad y la estabilidad de todo el sistema político-social en el país quedarán en suspenso.

Pero imaginemos que el Kremlin ha conseguido transferir el poder de una forma "suave". ¿Acaso ello garantizará la estabilidad política en el país? Cuando el joven y enérgico Putin había relevado al ya anciano Yeltsin, ello fue vitoreado por toda Rusia. Si el actual presidente conserva su alto índice de popularidad hasta 2008, su sucesor podrá ser acogido por una gran parte de las élites y de la población como una "segunda edición" de Putin y como persona traída de la mano al poder. Pero si intentar rebajar artificialmente el índice de popularidad del presidente para crear condiciones confortables al sucesor, sería una tarea más que arriesgada.

Tomando en cuenta lo expuesto más arriba, aún es prematuro hablar en serio (tal como ya lo están haciendo algunos politólogos) de candidatos y sucesores concretos. Lo único de lo que valdría la pena hablar es de las probabilidades que tienen los "demócratas" para crear hacia 2007 (pero no más tarde) algo parecido a una oposición sistémica capaz de presentar una lista única en las elecciones legislativas. Sólo la enérgica actuación de los "demócratas" unidos les permitiría elegir de entre sus miembros a un candidato con probabilidades reales para ganar las presidenciales.

Con todo, hoy son muy escasas las posibilidades de que surja una eficaz unión de los "demócratas". Ello se debe a la numerosidad y a las excesivas ambiciones de sus líderes, como también, a que de esta manera los "demócratas" pueden oponer una mejor resistencia al partido oficialista "Rusia Unida". "Dividir y gobernar", ésta es la táctica que empleará la élite gobernante para transferir "suavemente" el poder en 2008. ¿Cómo incidiría esa táctica en el futuro de Rusia? Por ahora sólo queda hacer conjeturas... Pero en todo caso, es un futuro que hoy se ve borroso e indefinido, al igual que las figuras que se postularán a la presidencia en marzo de 2008.

____________________

Yevgueni Suchkov es director del Instituto de Tecnologías Electorales de Rusia (Agencia Rusa de Información 'Novosti', www.rian.ru)

Noticias relacionadas

Abandonados y denostados aquellos que se sacrificaron por la democracia

La muerte no es la mayor pérdida en la vida. La mayor pérdida es lo que muere dentro de nosotros mientras vivimos.” Norman Cousins

Jacinda Ardern le demuestra a Trump qué es el liderazgo

El presidente Trump llamó a la primera ministra de Nueva Zelanda para expresarle sus condolencias

El Día del Padre Gitano

La familia es la piedra angular de nuestra existencia

Mucho después del ultimátum

Caminando sobre el alambre más largo de la historia

Donde se habla de un poeta, dispuesto cambiar el mundo

“El camino del Infierno está empedrado de buenas intenciones” Refrán español.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris