Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

La NASA no participará en la Estación Espacial Internacional

Andrey Kisliakov
Redacción
domingo, 3 de julio de 2005, 08:42 h (CET)
Las evidencias apuntan a que el programa de la Estación Espacial Internacional, conocido por su sigla inglesa ISS, acabará por convertirse en un proyecto estrictamente ruso, aunque no se descarta cierta participación de la Agencia Espacial Europea que pretende enviar a la estación la nave de carga "Julio Vernes".

El principal participante de la ISS, Estados Unidos, va a abandonar con gran dosis de probabilidad este singular programa internacional de astronáutica tripulada, a pesar de que afirma lo contrario.
En estos últimos dos meses que el nuevo jefe de la NASA, Michael Griffin, permanece en el cargo, EE.UU. ha evitado manifestar su adhesión al proyecto de la ISS. Al revés: en unas declaraciones al periódico "USA Today", el pasado 22 de junio, el director de la NASA dijo que Estados Unidos no puede asegurar el cumplimiento de todos los compromisos asumidos anteriormente para completar la construcción de la ISS.

La NASA, según él, no está en condiciones ahora para garantizar el lanzamiento de todos los módulos que se tenía previsto acoplar a la ISS a causa de la nueva y ambiciosa doctrina espacial del presidente George W. Bush que contempla reanudar el programa de los vuelos hacia la Luna y realizar la primera expedición tripulada a Marte. Dichos planes suponen para la NASA la necesidad de cancelar 28 vuelos de transbordadores a la ISS. Es decir, Estados Unidos está revisando de manera radical su participación en el programa. A esta labor, al decir de Griffin, se dedica un grupo de expertos de la NASA que ha sido creado especialmente a tales efectos y el cual debe completar su trabajo para septiembre, a más tardar. Claro que la NASA no quiere una huida en desbandada desde la estación. Lo más probable es que optará por una retirada gradual pero consecuente del programa. El lanzamiento del transbordador espacial estadounidense, el primero que debe realizarse después de la catástrofe del "Columbia" y que todos esperan con tanta impaciencia, ya no puede cambiar nada en esta situación. La reanudación del Programa Shuttle no podrá beneficiar el proyecto de la ISS, máxime que los 28 vuelos previstos originalmente habrían sido insuficientes de todas formas, en opinión de expertos. Ya es irrelevante, en cualquier caso.

Aunque la NASA tardó dos años y medio en preparar el lanzamiento del "Discovery", algunas recomendaciones en materia de seguridad no se tomaron en cuenta, según el dictamen de una comisión independiente encabezada por los astronautas Thomas Stafford y Richard Covey. De las quince modificaciones propuestas para evitar nuevos accidentes, se incluyeron en el "Discovery" solamente doce, según los expertos. El casco del transbordador no es lo suficientemente fuerte y hay riesgo de que algunos fragmentos de hielo u otros materiales que puedan desprenderse durante el lanzamiento causen daños considerables a la nave. No se ha previsto un sistema que permita realizar en la órbita las obras de reparación complicadas. Dichas circunstancias o, para ser más exactos, la perspectiva de explotar la ISS y asegurar su aprovisionamiento a solas, no han pillado a Rusia por sorpresa.

El director de la agencia espacial rusa Roscosmos, Anatoly Perminov, declaró en el Salón Aeroespacial de Le Bourget a mediados de junio que sería imposible garantizar a plena escala el funcionamiento de la ISS a menos que se reanudaran los vuelos de los transbordadores espaciales hacia la estación. El tamaño de varios módulos, según Perminov, estaba calculado desde un principio para que fueran transportados a bordo de las naves americanas.

A finales del pasado año, Perminov había confesado en una conversación con el autor de estas líneas que Roscosmos estaba barajando la posibilidad de implementar el programa de forma autónoma.

Varios meses más tarde, a principios de junio, el subdirector de Roscosmos Alexander Medvedchikov dijo que Rusia podría seguir desarrollando la ISS con la ayuda del nuevo transbordador "Clipper", si Estados Unidos se retirase del proyecto. "Nosotros también miramos hacia delante - señaló él -. Vamos desarrollando en Rusia el transbordador espacial "Clipper", y estaremos preparados, si pasa algo y EE.UU. abandona el programa".

____________________

Andrey Kisliakov es comentarista político de la Agencia Rusa de Información 'Novosti' (www.rian.ru)

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris