Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Comediantes

Nieves Fernández
Nieves Fernández
domingo, 3 de julio de 2005, 08:42 h (CET)
Llegó el tiempo de los grandes festivales de teatro que tienen en el verano y en el aire libre sus grandes aliados. Las comedias y tragicomedias salen de los lugares reducidos y de ambientes cargados para adueñarse de teatros aireados de estío por antonomasia como el teatro Romano de Mérida o los distintos escenarios del clásico de los clásicos como es el Festival Internacional de Almagro con su Corral al frente.

Los comediantes se suceden y reinventan en cada verano con nuevos pero viejos personajes y se dejan caer por estas geografías para recordarnos que el ser humano tal vez sea eso, pura actuación, puro teatro.

También el cine parece revolucionarse en el verano con estrenos importantes y rodajes como el de la película número dieciséis de nuestro paisano Pedro Almodóvar, la que comenzará a rodar a mediados de julio en tierras manchegas. “Volver” parece que será una comedia con tintes de los modos de vida de los años sesenta, donde se contrapone la vida y la muerte unida a la necesaria emigración sucedida de lo rural a lo urbano, fiel reflejo por tanto de la propia historia del cineasta y que se rodará en Almagro y en otras poblaciones manchegas, coincidiendo en fechas con las del Festival. Los habitantes de Almagro serán protagonistas a juzgar por el casting allí realizado, serán extra-protagonistas y extra-comediantes y no sólo espectadores de terraza como en ocasiones se les ha criticado. Ya en el estreno del majestuoso “Elogio de la locura” de Els Comediants, decenas de almagreños han participado como voluntarios de teatro de calle en la excepcional puesta en escena de un Quijote callejero y de grandes recursos creativos que tomó a toda la ciudad como escenario. Sus recursos hinchables y demás armatostes teatrales dieron un gran juego en la Plaza Mayor almagreña, hasta los niños tuvieron ocasión de lanzar, en una gran “globada”, decenas de mensajes dedicados a este gran actor y personaje protagonista del 2005 como lo es el Caballero de la Triste Figura, quien se hizo un poco menos triste adornado con grúas y acompañado por una luna pictórica hinchable, caballos voladores y malabaristas, caballeros brillantes y dorados, un sol de la imaginación que a unos cuantos elegidos alumbra, un Merlín endiablado con su corte de diablos-brujos, una burbuja de libros con hoguera que atrapó en su propio fuego al cura y al ama, en un fuego irreal en el que jamás nos arderán los mitos.

Grandes mitos como el Quijote que campea múltiple a sus anchas en este Festival, o como Prometeo que lo hace desde hoy en Mérida, divulgando musicalmente con la Orquesta de Extremadura el “Órgano de luz” de la Fura dels Baus, en un concierto dramatizado que ya está en sus tres jornadas de estreno sin entradas. Al igual que Els Comediants, los de la Fura se servirán de grúas, marionetas gigantes, carros de fuego, serpientes voladoras y castillos de personas suspendidas y mecidas al aire de las noches de estío.

Lástima que ambos festivales sean coincidentes en las mismas fechas, lástima por los comediantes y espectadores que coinciden en distintas regiones agolpados en el calor de julio. Más de cincuenta ediciones avalan al extremeño, más de veintisiete programaciones consolidan al manchego. Cada cual se hace fresco y rejuvenece en cada luna con sus mitos de escena; por un lado, un Quijote vencedor de la imaginación, inmortal, derrotado no por los sueños, si acaso por la vida; por otro lado, un Prometeo vencido por los dioses en vida, pero héroe de la naturaleza y de la sabiduría. A estos grandes protagonistas de julio y de la escena se les une Pedro Almodóvar, otro gran mito actual que añora a su madre, real y cinematográficamente, y vuelve a sus raíces con el poder evocador de las imágenes de su primera infancia en su natal Calzada, con la comedia que nos hará reír y llorar a pesar de las distintas máscaras que en la vida usemos.

Escenario: el verano, la obra: podría ser la vida, los comediantes: todos, los actores y espectadores: casi siempre, nosotros.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris