Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Sálvese quien pueda  

Reencarnarse

Joan Torres

viernes, 1 de julio de 2005, 22:40 h (CET)
Uno de los temas tabú en este país es, sin duda, la muerte. No nos engañemos, la deseamos constantemente a nuestros enemigos, que siempre son acérrimos, pero nadie quiere hablar de la suya. Total, ¿para qué? Tarde o temprano a todo el mundo le llega su hora. A dormir eternamente, adiós hipoteca, adiós hemorroides, adiós jefe hideputa. Pero… ¿y si no es así? ¿y si existe la reencarnación?

Esa idea me fascina. El abanico de posibilidades a las que optaría sobrepasa la imaginación. Creo que si pudiera elegir adoptaría una forma de vida que ya les comenté semanas ha. Reencarnarme en mosca. Volar y molestar, dos placeres complementarios y excitantes por doquier. Pero al mismo tiempo pediría ser perro también. Permisividad sexual, comida gratis, hedonismo y algarabía anárquica sin horario establecido.

Sin embargo, cabría la posibilidad de no poder controlar mi nuevo sino. Ahí la picaresca de la rueda fortuna podría jugarme una mala pasada y reencarnarme en papel de váter. Toda mi vida limpiando lefa, culos y demás. Sería perforado por las excreciones de los orificios nasales y no sólo esos agujeros… Marrón y amarilla sería mi nueva bandera. Eso sí, émulo del papel de lija, concentraría todos mis esfuerzos en ser lo más rugoso posible. Viva la erosión y el escozor. Quizá el único momento alegre de mi vida de celulosa consistiría en ser lanzado hacia una portería mientras me desenrollo con brío y blancura.

Cierto es que no todo el mundo desea reencarnarse en otras personas, o en seres modélicos –léase rico, riquísimo, ultrarrico, etc…- sino que otros sátiros comentan sus ardientes deseos de volver a la vida en forma de bragas. ¡¡¡Qué insensatez no especificar!!! Posiblemente el destino, cruel y astuto, les conduciría hacia la residencia geriátrica más cercana, donde el descontrol de esfínter es deporte olímpico. ¿No querían ser bragas? Pues dos tallas.

Ahora bien, creo que la reencarnación no existe, por suerte. Si uno ya da el coñazo en vida, ¿por qué tiene que repetir? Al hoyo y punto. De todas maneras, siempre me asalta la duda de si yo soy yo, o antes era otra persona. O una mosca. O un rollo de papel de váter. Como mínimo, espero que fuese rugoso con saña, culos cabrones.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris