Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   A sangre fría   -   Sección:   Opinión

Galicia, camisa blanca de mi esperanza

Jesús Nieto Jurado

viernes, 1 de julio de 2005, 22:40 h (CET)
Con la cita “Oh tempora , oh mores”, criticaba Cicerón los vicios que atacaban la pureza del pueblo romano en la época en la que las nuevas modas atentaban contra el hieratismo de una civilización condenada a desaparecer por el inexpugnable paso del tiempo, y la adopción por parte de la juventud de modas foráneas, ajenas a la pulcritud espiritual de la esencia clásica. Algo similar han debido experimentar en el seno del PP, un partido que pierde su bastión gallego, Santiago y cierra España, en el que sus dirigentes se interrogan melancólicos acerca del Ubi sunt? de un glorioso pasado imperial, del que en manifestaciones próximas a los desfiles de la División Azul, se proclaman custodios.

Previamente al abandono del sempiterno sillón de la Xunta gallega, el bueno de don Manuel Fraga ha querido dejar todo atado y bien atado, con un discurso lacrimógeno en el que despedirse con la calma gallega que le caracteriza de una comunidad que ha dejado de darle su voto, en el que sin ningún lugar a dudas recriminará a los gallegos, a los que vistió de negro petroleo, de ser los causantes de un gobierno rupturista de esa España eterna que ha optado por dejar a los de Génova sin la consecución de la fase superior del aznarismo.

Nuestro país hoy por hoy, además de haber incrementado notablemente el nivel de mejoras sociales de los colectivos tradicionalmente marginados por un gobierno a sueldo de Torquemada, ha conseguido cicatrizar las heridas que a la libertad profirió el anterior gobierno, esa libertad cantada por Miguel Hernández por la que había que luchar, sangrar y morir.

Hoy, contemplo con orgullo como en las inmediaciones de la Carrera de San Jerónimo, desfilan banderas arcoiris, enseñas muy alejadas de las barras y estrellas a las que el anterior ejecutivo rindió pleitesía en las Azores.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris