Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Sergio González García   -   Sección:   Opinión

Continuismo en el Partido Comunista

Los leones y los días
Redacción
jueves, 30 de junio de 2005, 23:47 h (CET)
El pasado fin de semana vino marcado por la celebración de las elecciones no sólo en uno de los países más fundamentalistas del mundo, Irán, sino en uno de los grandes candidatos a entrar en la Unión Europea en 2007. Bulgaria vio como su gobierno, dirigido por el ex Rey Simeón que llegó al poder en el 2001, tras más de cuarenta años de exilio forzado debido a la caída de la monarquía, imponiendo un gobierno de centro derecha aliado con un movimiento nacionalista, Partido por los Derechos y las Libertades (DPS), que le sirvió para tener una mayoría parlamentaria suficiente e imponer así las medidas adecuadas para conseguir el objetivo de la adhesión al proceso comunitario europeo. Los dos polos que tenían mayores opciones de alcanzar la victoria en el proceso electoral se reunían en torno a dos facciones diferenciadas entre sí. Por un lado, los partidos de la derecha parlamentaria se agrupaban alrededor de la Alianza nacional del ex monarca, mientras que las formaciones de izquierdas se unían en la Coalición por Bulgaria, dirigida por el Partido Socialista, heredero de los antiguos comunistas que lideraron esta región del este de Europa durante cuarenta años. La principal novedad la constituye la formación ultra izquierdista, “Ataque”, que se presentó a las elecciones por primera vez tras escasos meses de su inicio en política.

Los resultados fueron positivos para el arco izquierdista parlamentario, que recibió más del treinta por ciento de los sufragios, con lo que su líder, Sergei Stanishev, tiene todas las posibilidades para ser nombrado nuevo Primer Ministro. En cambio, la Alianza del antiguo exiliado español vio como caía derrotado, tras cuatro años en el poder, aunque su margen de fracaso fue menor al previsto por las encuestas pre electorales, escasamente un veinte por ciento de los votos. El tercero en discordia fue el partido bisagra de las dos formaciones relevantes del país, el partido de la minoría turca (DPS), que ya ha presentado sus credenciales para acompañar a los socialistas en la futura coalición de gobierno. Por último el gran impacto lo ha provocado la formación de ultra izquierda, “Ataque”, que ha visto como en poco más de varios meses ha alcanzado un techo electoral, ocho por ciento, proveniente en su mayoría de desencantados con la política moderada defendida y desempeñada en los últimos tiempos por los socialistas.

Por tanto, todas las medidas económicas y sociales puestas en práctica por los miembros del gabinete de centro derecha no han dado resultado ni se han visto recompensadas por los ciudadanos, pese a que la tasa de paro se ha situado cerca de la media europea, once por ciento, se ha disminuido la inflación a poco más del 3% y la convergencia con la Unión Europea ha permitido cumplir con los requisitos mínimos exigidos por la Comisión Europea (CE) para aceptar su solicitud de ingreso en el organismo comunitario.

El domingo vino cargado de noticias referentes al Partido Comunista de España (PCE), que celebró su congreso ordinario realizado cada cuatro años. Todas las previsiones se cumplieron puesto que el sector encabezado por Francisco Frutos acaparó las atenciones viendo como salía reelegido como Secretario General. La potente fuerza dispuesta por el Partido Comunista de Andalucía (PCA) dentro de toda la organización política, más de un cuarenta por ciento de poder, obligó a tener en cuenta la postura del ex Secretario General de la formación en Andalucía y ex diputado de Izquierda Unida en el Congreso, Felipe Alcaraz. Esto supuso el nombramiento de este último como Presidente del partido, cargo que hasta ahora no había tenido ninguna función de relevancia dentro del organigrama, pero que había sido simbólico por haber estado ocupado por alguna gran figura como Dolores Ibarruri. El tándem formado al frente de los comunistas contará con el apoyo del ex Coordinador General de IU y ex Alcalde de Córdoba, Julio Anguita, que ha sido el encargado de redactar el nuevo manifiesto del partido, documento apoyado por más del ochenta por ciento de los afiliados presentes.

En cambio, el principal derrotado de la asamblea celebrada en Madrid fue el actual Coordinador General de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, ya que su sector oficial obtuvo ochenta y cuatro votos por más de quinientos cincuenta de los seiscientos cuarenta y dos sufragios de los delegados alcanzados por los actuales dirigentes del PCE. Algunas de las medidas que se pretenden poner en marcha desde la élite de la organización es la defensa a ultranza de la restauración de la Tercera República, la conversión del partido en una asociación que no sólo protege a los sectores más desfavorecidos de la sociedad sino también al movimiento ecologista, y la lucha contra el capitalismo conservador que impera en la sociedad actual.

La constante relación que mantienen el Partido Socialista e Izquierda Unida ha sido criticada duramente por los miembros de la denominada “Corriente Roja”, que tiene como principal dirigente a la ex diputada, Ángeles Maestro, que al mismo tiempo se ha mostrado partidaria de disociar el Partido Comunista del grupo en las instituciones públicas, IU, debido a su apuesta por la conversión del segundo en un movimiento social que se manifieste en las calles de manera efusiva y rompa sus lazos de unión con la socialdemocracia. Este hecho ha provocado que el movimiento crítico haya optado por destruir la cooperación interna y se marchen del partido, intentando crear una ´refundación comunista´ más acorde con los valores tradicionales del comunismo que la realidad actual.

El martes se conoció el resultado final de las elecciones en Galicia que se celebraron el pasado diecinueve de junio, pero fue necesario esperar una semana más tarde para conocer el recuento de los votos que se depositaron en las distintas partes del mundo donde hay gallegos, el conocido Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA), que han proporcionado una mayoría al gobierno progresista que ya estaba previsto conformar. El número de votos fue superior a los ciento veinte mil, proporción muy superior al número de sufragios depositados en las urnas en 2001.

El escaño que se encontraba en juego era el último de Pontevedra, que daba la mayoría al Partido Popular, pero que finalmente no pudo alcanzar pese a los intentos desesperados realizados por la cúpula conservadora de considerar posible obtener la mayoría absoluta. Mientras que el Partido Popular alcanzó el cuarenta y nueve por ciento de los votos, el Partido Socialista obtuvo el cuarenta y seis por ciento, destacando una diferencia inferior a los dos mil votos, de los más de ocho mil que necesitaba para poner arrebatar el puesto necesario que dictaminaba la gobernabilidad.

Por último, el gobierno de izquierdas que se va a instaurar por primera vez al frente de la región noroccidental, tiene sus antecedente en las elecciones municipales de 1995, en las que ya se alcanzaron algunos acuerdos al frente de instituciones urbanas de gran relevancia, aunque no fue hasta las de 1999, cuando la coalición progresista consiguió imponerse en seis de las siete ciudades más importantes de la comunidad, todas, excepto la rural Ourense, donde Manuel Cabezas siguió manteniendo la fuerza de los conservadores. En 2003, se reeditaron todos los pactos de gobierno en las diversas ciudades, y en la Diputación de A Coruña, única donde gobiernan ambos partidos, encabezada por el número dos del PSOE en la provincia, Salvador Fernández Moreda, aunque el fracaso vino de manos de la ciudad de Vigo, donde el ex juez de la Audiencia Nacional, Ventura Pérez Mariño, expulsó a los nacionalistas del gobierno, propiciando la llegada de la ex consejera del gobierno autonómico Corina Porro. De este modo, esta será una experiencia de gobierno donde se pueda conocer las prioridades del gobierno de izquierdas, y la salida de la comunidad del pasado reciente encabezado por Manuel Fraga y el Partido Popular.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris