Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   A vuelapluma   -   Sección:   Opinión

La UE escribe en renglones torcidos

Eva Mateo Asolas
Redacción
martes, 28 de junio de 2005, 23:33 h (CET)
Las becas Erasmus. Las becas Leonardo. Los fondos estructurales y de cohesión. Las capitales europeas culturales. El euro en nuestras vidas. El interraíl. Las ayudas para paliar la sequía. Las compañías aéreas de bajo precio. ¿Qué tienen en común todos estos elementos?

La respuesta es muy sencilla. Todos ellos han contribuido a construir Europa, a crear la conciencia de pertenecer a esa Europa que, al parecer, hoy está sumida en una crisis. Ni el Tratado constitucional, ni numerosas pero complicadas directivas a favor de la igualdad entre hombres y mujeres ni la propaganda institucional llegan al corazón de los ciudadanos. Pero sí lo hacen todas las iniciativas culturales o educativas que nos acercan primero a otros Estados miembros y, finalmente, crean una conciencia europea. O también aquellas medidas económicas que nos hacen comprender los beneficios de pertenecer a este gran club.

La Unión Europea tiene mucho contenido que transmitir a la ciudadanía pero aún no ha encontrado la forma, el lenguaje con que hacerlo, y tampoco los cauces adecuados. La falta de espacios informativos específicos y, sobre todo, el lenguaje excesivamente técnico (jurídico y económico fundamentalmente) en que aparecen todas las noticias en relación a la Unión Europea alejan a los ciudadanos en lugar de despertar su interés. Y esto crea una fractura, convirtiendo así a Bruselas en una especie de conciliábulo ininteligible. Para superar este grave problema de comunicación, sería necesario formar a buenos profesionales específicamente en temas europeos, mediante la creación de Institutos de Estudios Europeos en las facultades de Ciencias de la Información. También crear en los medios secciones específicas para la información comunitaria. Otro complemento importante sería la organización de foros anuales donde todos los ciudadanos pudieran tener un contacto directo con sus representantes nacionales en la UE, para plantearles sus dudas, para comprender que sus intereses están defendidos en Europa por personas de carne y hueso que viven a caballo entre su país y la gris capital europea. Todo ello podría ser un primer paso hacia una solución a la falta de comunicación entre Europa y sus ciudadanos.

A día de hoy, los ciudadanos se alejan de Bruselas porque no la entienden, porque la Unión Europea escribe recto pero en cuadernos con renglones torcidos y, además, con letra de médico.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris