Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Políticamente incorrecta  

Cartillas de racionamiento

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
lunes, 27 de junio de 2005, 22:31 h (CET)
¡Quién nos iba a decir a los españoles que en pleno siglo XXI volveríamos a las cartillas de racionamiento! Aunque sean llamadas “cupos” y se refieran a la energía eléctrica.

El Ministro Montilla, en pleno éxtasis intervencionista y estatalista, ha propuesto que cada familia disponga de una cartilla de racionamiento para la energía eléctrica y que todo el que sobrepase el cupo establecido por, ¡cómo no!, el Gobierno, tenga que pagar hasta cuatro veces más por su recibo de la luz. Habla el señor de sanciones a las familias “derrochonas”.

¿Recuerdan hace meses cuando a cuenta de la estupidez de Kyoto Narbona dijo aquello de “pues que paguen los ciudadanos” y Montilla dijo que no, que “paguen las eléctricas”? Pues nada, a pagar toca, señores. Aquí hay que subvencionar hasta la estupidez ministerial.

Para colmo aún siguen hablando de energías renovables, que, como bien dijo Gorbachov (ese señor nada sospechoso de ser del PP) en el “Fórrum” de Barcelona, son energías para “pijos”. La única energía barata y limpia es la energía nuclear. De hecho Francia o Suecia, países nada sospechosos de amor por el liberalismo, están volviendo a ella. Pero aquí nuestra izquierda decimonónica no quiere ni oir hablar de soluciones efectivas. ¡Que paguen los ciudadanos, que para eso están!

La excusa es el “derroche”. ¿Qué es derroche? Pues según el Ministro marxista derroche es tener aire acondicionado. No nos ha aclarado si tener calefacción por hilo radiante también es derroche. Eso sí, él seguro que no se priva de nada. Privilegios de la nomenklatura.

Para derrochar ya está la clase política, venga a gastarse el dinero de los demás en la primera tontería que se les ocurre. Y algunos a aplaudir la ocurrencia. Seguro que saldrán pronto algunos pidiendo que se subvencionen las cajas de cerillas y las velas. Capaces son.

Y mejor vámonos preparando todos para lo que se avecina: subida de precios (los colegios, supermercados, fábricas y hasta la tienda de chucherías de la esquina también consumen electricidad y verán cómo su factura se multiplica hasta límites insostenibles), peor calidad de vida, aniquilación de las familias (una familia numerosa consume más energía que un soltero por motivos más que obvios) … el Estado socialista. Como si con el experimento del socialismo real en la URSS, Cuba, China, Corea del Norte, Afganistán etc no hubiera sido suficiente.

El caso es que pretenden intervenir en el mercado. Y un mercado racionado es sinónimo de economía muerta. Primera premisa para llegar al socialismo real, ya definida por Gramsci hace décadas: empobrecer, empobrecer, empobrecer.

Los que peor lo van a pasar son, evidentemente las clases medias y bajas, esas que luchan día a día para llegar a fin de mes. Seguro que a los Polanco, Cebrián, Sardá y demás fauna y flora progresista no les preocupa el asunto, puesto que son multimillonarios. Al Ministro tampoco, que la luz del Ministerio, su aire acondicionado, su calefacción en invierno, ya se lo pagamos todos los españoles.

Y es que el Estado de Derecho, la democracia liberal, se asienta sobre las clases medias. Así pues, habrá que crear pobres como sea. Lo de siempre: la izquierda ama tanto a los pobres que los crea por millones.

Como en Venezuela, donde los índices de pobreza no hacen más que incrementarse, a mayor gloria del amigo de Rodríguez.

Noticias relacionadas

TV1 y R.M Mateo, al servicio incondicional de P.Sánchez

“El pueblo solo es soberano el día de las elecciones” Castelao

¡Ay Carmena!

En la locura de esta campaña electoral os miro a los “poderes emergentes” de aquella primavera ciudadana. No quiero emular a Quevedo, pero la actualidad dice que la temida locura ha entrado en vuestros reinos

​Alan y Allende

García se convirtió en el segundo presidente socialdemócrata en la historia americana en tirarse un tiro

Comprender e interpretar

El libro Acontecer y comprender de Teresa Oñate y otros autores es una obra fundamental para entender de modo amplio lo que es la Hermenéutica crítica

Oráculos decisivos

Son momentos decisivos para discernir las informaciones veraces y coherentes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris