Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Y digo yo...   -   Sección:  

Poder texano

Jordi Martínez Aznar

miércoles, 29 de junio de 2005, 23:10 h (CET)
Quizás no anotará tantos puntos, cogerá tantos rebotes ni pondrá tantos tapones como otros jugadores mucho más mediáticos, pero sí que tiene algo que otros jugadores de la NBA ya querrían: tres anillos de campeón después de jugar otras tantas finales. Tim Duncan se ha convertido, por méritos propios, en uno de los jugadores más determinantes de la última década en la NBA.

El pasado jueves (la madrugada del viernes para nosotros) Tim Duncan, junto con el argentino Manu Ginobili, dirigió a los San Antonio Spurs a conseguir el tercer título de la liga más potente del mundo en siete años, después de conseguir los anillos de 1999 y 2003. Aunque hay quien dice, como el mítico entrenador Phil Jackson, ganador de 9 títulos como técnico, que el primero no tiene el mismo mérito que el resto puesto que fue el año en el que los jugadores fueron a la huelga por razones salariales, limitando el número de partidos de la liga regular a 50 en vez de los 82 habituales. Por lo tanto, el segundo título sirvió para acallar críticas como esta y demostrar que podían ganar un título jugando los 82 partidos. También sirvió para despedir como se merecía otro de los jugadores históricos de la Liga: David Robinson, también conocido como 'El almirante', debido a que estudio en la academia militar.

Estas finales han servido también para que el jugador de Islas Vírgenes consiga su tercer título personal al 'Jugador Más Valioso' de las finales, galardón que ya ganaron en su día algunos de los jugadores más importantes del mundo como Larry Bird (3 trofeos), Michael Jordan (6 trofeos) o Magic Johnson (3 trofeos). A esto habría que añadir otros dos trofeos MVP ('Most Valuable Player', en sus siglas en inglés) de la liga regular consecutivos y el premio al 'Rookie' (Novato) del año en 1998.

A nivel de selección nacional, Duncan consiguió la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Atenas celebrados el año pasado, Juegos que disputó después de perderse los de Sidney 2000 por una lesión en uno de sus tobillos. Aunque para muchos era de esperar que el equipo norteamericano ganara de nuevo la medalla de oro, chocaron contra el combinado argentino y tuvieron que conformarse con esa tercera plaza.

Aunque quizás mejor que su pasado puede ser su futuro. Con 28 años de edad todavía podría jugar en plenas condiciones otros cinco o seis años en un deporte tan exigente como es el baloncesto profesional, tiempo durante el cual podría añadir algún título más a su brillante palmarés. Si las lesiones y lo que algunos llaman 'Providencia' se lo permiten, estaría en condiciones de llenar una de sus manos de 'anillos de campeón', galardón que consigue la plantilla y cuerpo técnico vencedor cada año, uniéndose de esta manera a una lista de nombres memorables que han conseguido, al menos, 5 anillos, como Michael Jordan o Scottie Pippen (6 títulos con los Chicago Bulls), Magic Johnson (5 títulos con Los Angeles Lakers), Karrem Abdul-Jabbar (1 título con Milwaukee Bucks y 5 con Los Angeles Lakers), o Dennis Rodman (2 títulos con los Detroit Pistons y 3 con los Chicago Bulls).

Pero no sería justo hablar de San Antonio sin hablar también de otro de sus jugadores más determinantes a la hora de conseguir el título: el argentino Emanuel Ginóbili, cuyo nombre gritaban los aficionados que abarrotaban el estadio de San Antonio en el último partido de la final para que le fuese concedido el MVP de estas finales, el cual fue a parar, como ya he comentado, a las manos de Duncan. Cabe destacar que el argentino también colaboró en el anillo conseguido en el año 2003 y se alzó con el oro en los pasados Juegos Olímpicos de Atenas.

Pero el baloncesto es, ante todo, un juego en equipo, y este título no hubiese sido posible sin la inestimable ayuda de Tony Parker, primero en asistencias (6.1) y segundo en puntos (16.6) y robos de balón (1.23) del equipo durante la liga regular; o Nazr Mohammed, segundo en tapones con 1.12 por partido. Eso sin desmerecer al resto de jugadores de la plantilla, todos ellos dirigidos desde el banquillo por el entrenador Greg Popovich, quien, junto con Duncan, ha estado presente en los tres títulos ganados por la franquicia tejana.

Para muchos, 2005 tenía que haber sido el año en que los Pistons de Detroit revalidaran el título conseguido el año pasado, igualando así a los 'Bad boys' de los 80, quienes, liderados por Isiah Thomas, consiguieron los campeonatos de 1989 y 1990. Con el paso de los meses, la cosa fue cambiando y todas las miradas se dirigieron hacía los Suns de Phoenix, quienes acabaron con el mejor registro en la liga regular con 62 victorias por 20 derrotas. La aventura del equipo de Arizona este año en los 'play off' terminó en la final de la Conferencia Este, en la cual perdió precisamente frente a los Detroit Pistons. Para ambos equipos, el título tendrá que esperar, al menos, un año más.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris