Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

El palio huérfano

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
jueves, 23 de junio de 2005, 22:36 h (CET)
“Mandamos a todos los sacerdotes que desde el día de la ratificación del Concordato, en el curso de la santa misa, exceptuando las misas de difuntos, en las primeras oraciones, en las secretas y en las poscomuniones añadan a la oración Et formulas las palabras Ducem nostrum Franciscum”. Esto lo escribió y ordenó cumplir el entonces Primado de Toledo Plá y Daniel en 1.953. Era una muestra más de la identificación Iglesia-Estado que venía dándose en España desde el 18 de Julio del 36. Y una manera más de agradecer a Franco todas las prebendas que éste había venido otorgándoles, desde la enseñanza obligatoria de la religión hasta la existencia de las capellanías castrenses pasando por la exclusividad de la enseñanza para los colegios religiosos. Por eso la Iglesia renunció al nombramiento de los Obispos dándole ese privilegio al denominado Caudillo y paseándole bajo palio y en procesión por todos los rincones de España. Ahora, los miembros, en el buen sentido de la palabra, de la Conferencia Episcopal cuando en sus iglesias y catedrales ven los palios arrinconados y ajados los encuentran huérfanos y parece que añoren viejos tiempos.

Después de la manifestación del pasado sábado de la que nunca, como pasa siempre, sabremos el número de asistentes, desde luego no ese millón y medio que una periodista de la cadena de radio episcopal lanzó a voz en grito desde la tribuna de los manifestantes, nos amenazan con nuevas acciones. Se ve que a los obispos les ha gustado coger la pancarta y lanzarse al calor del asfalto para reivindicar sus ideas. Hacen muy bien, pero nos hubiera gustado a muchos que ellos, defensores de la vida, se hubieran lanzado a la calle para manifestarse contra la pena de muerte o para protestar contra los últimos fusilamientos del franquismo. Lo único que hicieron fue crear una cárcel en Zamora para encerrar en ella a los sacerdotes disidentes de la línea oficial mientras desde el Vaticano se condenaba a los defensores de los más pobres. Ellacuria, Casáldiga o el mismo Ernesto Cardenal han sufrido en sus carnes las reprimendas del, entonces perseguidor de herejes y hoy Papa. Quizá por este motivo y para no desairar al sibilino Ratzinguer mantienen la boca callada ante la anunciada manifestación contra el hambre que tendrá lugar en Madrid el día 26. Allí nos gustaría verlos pero, creo que nos quedaremos con las ganas.

Pero estas salidas de tono de la jerarquía eclesiástica no son nuevas. Ya en la época del gobierno republicano azuzaban a las masas contra el peligro que suponían las nuevas y progresistas leyes en materia de educación y matrimonio. ¿les suena?, lo mismo que ahora. El entonces obispo de Salamanca escribía el 30 de Septiembre de 1936 que “una España laica ya no es España”. Ahora también salen a las calles envueltos en banderas españolas y lanzando loas a la unidad de la Patria. Ya la conferencia Episcopal española lanzó en 1 de Julio de 1.937 una pastoral colectiva donde identificaban Iglesia con Estado y en la que se calificaba a los militares sublevados como “soldados de Dios” y se hablaba sin ningún pudor de “guerra de religión” cuando lo único que defendían los militares rebeldes al mando de Franco eran sus prebendas y las de los más ricos. El cardenal Vidal y Barraquer que no firmó la pastoral murió en el exilio sin poder regresar nunca a su sede de Tarragona. La historia está ahí, por mucho que algunos cagatintas hayan querido tergiversarla, y las hemerotecas sirven para recordar aquello que muchos quisieran ver borrado de su biografía.

Yo aconsejo a los señores obispos, arzobispos y cardenales que sigan saliendo a la calle. Hay muchas cosas por las que luchar todavía, algunos ejemplos de manifestación podrían ser la lucha contra la pobreza, el derecho a una vivienda digna, una educación sexual que impida los avances del SIDA, que todos los niños del mundo tengan derecho a la enseñanza, y, sobre todo un tema que a su colectivo les afecta notablemente como es la lucha contra la pederastia en los ámbitos religiosos. Para estas manifestaciones seria conveniente vistieran de pontifical, con mitra y báculo incluidos, estos aditamentos dan más seriedad y boato a las jerarquías eclesiales y, ya puestos, sacaran los palios a la calle situando en uno a monseñor Cañizares, primado de Toledo y en el otro al cardenal Rouco Varela. Pero temo que me quedaré con las ganas de ver este tipo de desfiles ya que los temas propuestos no interesan a los chicos de la gaviota socios naturales de la Iglesia en todos estos tejemanejes que se llevan últimamente.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris