Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Algo más que palabras  

Descubrir a los malvados

Víctor Corcoba Herrero
Víctor Corcoba
jueves, 23 de junio de 2005, 22:36 h (CET)
Sin caer en la nostalgia de que cualquier tiempo pasado fue mejor, pero con la mirada puesta en el latido de todos los ciudadanos, reconocerán conmigo que la prosperidad económica es muy desigual. Para muchos (bastantes) la vida hace tiempo que dejó de tener el perfume de lo cálido, y se sienten mal (muy mal) en este mundo de ordinarios sin alma. Donde no hay corazón jamás puede haber cohesión social. Y sí, además, la ética se destierra del diario vivir, será un amor imposible pedir un uso racional de recursos y protección del medio ambiente.

Los tiempos que se avecinan, aunque se nos diga lo contrario, son más bien sombríos. Pienso que el Estado social precisa de unos mecanismos más eficaces en transparencia para que el reparto de las migajas llegue realmente al necesitado. Este modelo económico actual está gastado y desgastado, genera esclavitud y derroche, deshumaniza e insolidariza, al basarlo todo en una galopante lucha a muerte productiva. Tampoco lo educativo ayuda para nada al cambio social, la sociedad continua siendo excluyente en vez de incluyente, piramidal sobremanera. Lo de tanto tienes, tanto vales, es un fiel reflejo actual.

La mentira todo lo tapa. Pero, al final, todo se destapa y se sabe. Cuando te da de lleno, resulta que funcionan muy pocos planes. Que aprieta el calor, se ponen los aires acondicionados en movimiento y se produce el apagón de luz, porque el plan energético es tercermundista. Que hay pueblos que se quedan sin agua, pues que miren al cielo y esperen sentados, porque el plan hidrológico es puro sueño. Que la contaminación acústica nos pone de los nervios, la resignación es lo único que nos queda frente al descarado incumplimiento de normas. Ni marchan los procedimientos, ni se presta atención a tantos frentes abiertos que crean alarma social, ni se buscan formas de consenso que nos lleven al bien de la generalidad, ni se considera prioritario un orden económico y social más justo.

Ante el diluvio de emboscadas que no sólo atentan contra la vida, sino que quieren destruir también todos los valores humanos, bajo un estado de confusión y engaño, nos queda poner al descubierto a los malvados para que sea el pueblo soberano quien ponga a cada cual en su sitio. La atmósfera de mentiras que nos meten por los ojos, a presión, mediante publicidades engañosas, determinados poderes fácticos, resulta funesta para la misma democracia, puesto que socava la confianza, corrompe el tejido de las relaciones sociales y, por ende, la solidaridad. Cuando no se siente el calor de los corazones, la vida se vuelve un infierno y no hay pastilla que nos eleve el ánimo.

Noticias relacionadas

Votar a un gobernante no es un derecho, es una aberración

Insumisión, Resistencia y Confrontación

El feminismo radical dilapida crédito, cayendo en un espantoso ridículo

“Hablamos de feminazis… no de feministas normales, de infantería. Sino de feminazis y sus mariachis” Arturo Pérez-Reverte.

La palabra construye o destruye. Sepamos elegir

Políticamente incorrecto

Candidatos y democracia

La aparición de cuatro generales en el escenario político español resulta cuanto menos chocante

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris