Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna humo   -   Sección:   Opinión

Que la selección de fútbol devuelva las primas

Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
viernes, 29 de junio de 2012, 06:58 h (CET)
En la España de los millones de parados, en la España de los desahucios, en la España de la crisis, de las empresas cerradas, de los funcionarios rebajados de sueldo, de los jubilados sin pensión, de las jubilaciones atrasadas… hay una minoría ecléctica de jóvenes que se van a llevar a casa un premio de cientos de miles de euros.

No, no se equivoque, no se trata de un sueldo… su sueldo va aparte, es un premio por cumplir con su trabajo habitual ¡Asombroso! ¿Un premio por cumplir con su cometido? Un dinero extra que se les da además de lo que ya tienen apalabrado con sus jefes... ¿por cumplir su trabajo? Efectivamente estoy hablando de los futbolistas de la selección de fútbol, un grupo de admirados deportistas, seguidos espasmódicamente por media España…. Como Belén Esteban o Kiko Rivera, que también tienen millones de admiradores.

Esta situación encaja en la España del despropósito, no en la España de la lógica y de la coherencia. Recordemos que otros grandes personajes muy populares han sido llamados a reconducir  su “manirrotismo” cuando se ha descubierto algo que llevaban haciendo muchos años, permitido y consentido, legal incluso, pero insoportable en una situación como la actual. Dívar, por ejemplo. El suyo fue un ejemplo intolerable en una España que anda ahogada por el esfuerzo económico de millones de ciudadanos.

No está España para dilapidar dinero para primar a unos señores por hacer bien su trabajo; cuando cualquiera de los 40 millones de ciudadanos cumplimos nuestro trabajo, bien esforzadamente, bien cansadamente, bien responsablemente, sólo conseguimos, y no siempre, que se nos pague el sueldo correspondiente. A muchos incluso se les ha rebajado el salario. Es éticamente insoportable, un agravio y una ofensa moral para varios millones de ciudadanos que madrugan y pasan calor o frío, según, que corren peligro en un andamio o en una mina sin que nadie piense que por ello haya que pagarles más que su sueldo mondo y lirondo.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris