Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ciencia   Vida   -   Sección:   Opinión

Esperanza de vida

La criopreservación es un negocio que esquila a quienes creen que la ciencia va a resucitarles un día
Octavi Pereña
martes, 10 de octubre de 2017, 07:50 h (CET)
En Científicos en busca de la longevidad, GuillermoAbril describe las diversas técnicas que se emplean para alargar la vida. Podemos alargarla, pero no podemos dar inmortalidad. “Porque la paga del pecado es la muerte” (Romanos 3:23), la consecuencia lógica es que todos moriremos. El gerontólogo inglés Aubery Grey dijo: “Desarrollaremos estrategias que harán marcha atrás al reloj del envejecimiento”. Percibimos que este propósito se consigue, pero la muerte siempre vence. La sentencia dictada por Dios a Adán: “Mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comas, ciertamente morirás” (Génesis 2:17). Adán vivió 930 años y murió. Lo mismo le ocurre a toda su descendencia. Matusalén el más longevo de todos los hombres que vivió 969 años, también murió.

El bioquímico Juan Carlos Izpisúa que trabaja en el Instituto Salk de California, explica: “Tuve una infancia bastante feliz, pero dura. Mi madre no tenía medios y no sabía leer ni escribir. Sacó adelante tres niños ella sola. Mi padre no estaba, nunca estuvo. Y para ella fue muy difícil. Quizás viendo cuidando de mis abuelos enfermos, sin ninguna esperanza de nada, me llevó a preguntarme este tipo de cosas: ¿Qué hacemos aquí? ¿Esto de qué va? ¿Para qué sirve nuestra existencia? Lo que hago hoy, en definitiva, es entender cómo se desarrolla la vida. Cómo a partir de una célula se generan 250 tipos celulares que constituyen el ser humano. Y como esto se controla y se descontrola y nos lleva a la muerte o a la enfermedad”.

El resultado de la tarea científica en el campo de la geriatría bien lo pueden resumir las palabras de GuillermoAbril que cierran su reportaje Científicos en busca de la longevidad: “¿La muerte de la muerte? El término más suave que se me ocurre como científico es que están equivocados”

La esperanza de seguir viviendo más allá de la muerte que se da en el ser humano es una esperanza frustratoria porque no se puede dar marcha atrás al reloj del envejecimiento. Sí que existe esperanza. La muerte física no supone el fin de la existencia humana. Lo sería si fuese verdad lo que dicen los evolucionistas que el ser humano no es nada más que un animal evolucionado. Para estos, el fin el ser humano es ser pasto de los gusanos. Cuesta creer esta filosofía. Por ello la infinitud de movimientos filosóficos y religiosos que enseñan que hay vida más allá de la muerte. El cristianismo es una más. Pero el cristianismo posee una peculiaridad que no se da entre sus compañeros de viaje hacia la inmortalidad. La inmortalidad de los cristianos no es una filosofía, es una realidad basada en una persona histórica: Jesús de Nazaret. La historicidad de Jesús no es comparable con la de los otros personajes históricos que han fallecido y que hasta el presente sus restos siguen enterrados o ceremonialmente depositados en majestuosos mausoleos. Todos ellos han sido pasto de los gusanos. Su recuerdo es el que queda registrado en las crónicas que son motivo de estudio de parte de los historiadores. Estos personajes no dejan huella en la naturaleza espiritual del hombre.

La Biblia deja bien claro que el cuerpo será pasto de los gusanos pero que continúa más allá de la muerte: condenación eterna o muerte eterna. Cierto es que las Escrituras no manifiestan excesivo interés en el destino eterno de los condenados. La preferencia la destina a los creyentes en Cristo. El apóstol Pablo en el capítulo octavo de Romanos dice cosas muy interesantes respecto a esta cuestión: “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu” (v.1). El apóstol se refiere a dos maneras de andar, de vivir el presente. La carnal que es la que viven todas las personas por el mero hecho de haber nacido. La otra, la espiritual que es la de aquellas personas que habiendo nacido de mujer y que habiendo creído en Jesús, por el Espíritu Santo se les da el don de la fe y andan “según el Espíritu”. Este andar “según el Espíritu” es la clave del problema. La historicidad de Jesús hemos dicho que no es comparable a la de los otros personajes históricos porque por el poder de Dios fue resucitado al tercer día según las Escrituras. He aquí la importancia que tiene la resurrección de Jesús: “Y si el Espíritu de Aquel que levantó de los muertos a Jesús, mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros” (v.11). Atención a estas palabras: la esperanza de resurrección de vida no se encuentra en el hecho de que uno se considere “cristiano practicante”, que ha sido bautizado, que comulga asiduamente, se le entierra cristianamente. La esperanza de resurrección de vida se halla en el hecho de si hoy “el Espíritu de Aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en nosotros”. En este caso la esperanza de resurrección de vida está garantizada. La muerte que atemoriza a tantas personas es la puerta de acceso a la vida eterna i a la esperanza de resurrección cuando regrese Jesús glorioso a buscarlo.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La maldita enfermedad

A lo largo de la historia se han declarado pandemias que han diezmado la población de grandes zonas del mundo

Siempre quedará Valle

En tiempos turbulentos, en los que España parece un boceto de sí mismo, un esperpento, hay que reconstruir los cristales cóncavos de la Calle del Gato

Podemos, el cuarto en discordia

Isabel del Rey, de profesión poeta

Hay que leer estos 'Versos de escuela' de Isabel del Rey porque es la libertad lo que se lee en los poemas

Miedo nos da. ¿Un Art.º 155 descafeinado?

¿Se pretende restaurar la legalidad en Cataluña o salir del paso con el menor coste político?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris