Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

La eurozona en peligro de muerte

Víctor Corcoba
jueves, 28 de junio de 2012, 07:02 h (CET)
Los mercados hunden a Europa, que ya se caracteriza por un escenario de distintas velocidades. La presión es máxima y los avances ni se perciben. Sin embargo, todo parece retroceso en este mundo turbio de la zona euro. Sólo se habla de la recapitalización de los bancos, como si fueran el aire que la ciudadanía necesita para respirar. Lo cierto es que hay una parte de Europa endeudada como jamás, incapaz de dar trabajo, con una clase dirigente mediocre y corrupta a más no poder. Sálvese el que pueda. Y, por consiguiente, sufrimos los efectos de la irresponsabilidad, de las políticas partidistas, de la desunión de los Estados, de la insolidaridad entre los países, del incumplimiento de las reglas democráticas, de la mentira permanente y del juego sucio en las economías.

La mentira se convierte en verdad y, permanentemente, se habla de relanzar la actividad, sin saber cómo hacerlo, ni qué instrumentos utilizar. Seguimos empeñados en dejarnos guiar por los mediocres, por esos listos disfrazados de servidores, que han hecho de la política el mayor negocio de sus vidas. Está visto que la dimensión ética de la economía y las finanzas es algo fundamental, yo diría que esencial, y aquí es donde estamos fallando. Se precisan reglas honestas y transparencia real, al igual que buenos gestores con horizonte europeísta. De lo contrario, continuaremos retrocediendo hasta hacer desaparecer el euro, la moneda más negociada en el mundo después del dólar de los Estados Unidos. Somos así de cretinos.

Por tanto, esta crisis que sufre la eurozona (o zona euro), tendrá consecuencias nefastas para el mundo, sino se toma conciencia de la gravedad del asunto y no se forja un gran pacto europeísta por el crecimiento y la estabilidad, donde se consideren los Estados como un todo. El tema no es la unión bancaria, sino la unión de los Estados en una causa común, la defensa del euro como moneda única europea. Para ello, se precisan políticas integradoras capaces de armonizar las políticas económicas  de los Estados de la Eurozona, lo que exige un estricto control de las finanzas europeas. Evidentemente, es necesario reformar la arquitectura financiera internacional, evitando toda especulación y garantizando la disponibilidad crediticia para el servicio de la producción y del trabajo.

Si en verdad queremos salvar la eurozona del peligro de muerte en la que se encuentra, quizás tengamos que ayudar mucho más a la ciudadanía que a las finanzas, y, a la vez, controlar más esas finanzas y el exceso de gasto público interno, no sostenible con los gestores actuales. Por otra parte, quienes asumimos nuestra condición de ser ciudadanos europeístas, no podemos entender esquemas financieros excluyentes, en la que no se hable de deudas conjuntas o de crecimientos conjuntos. Establezcamos todo el rigor presupuestario necesario, pero Europa ha de caminar en su unidad, si realmente queremos evitar un desastre en el continente, y seguir avasallando a los más pobres. En consecuencia, les pediría a los poderosos mercados, al clan de los políticos negociantes, que pensasen en lo que pregonan, en el respeto y en la igualdad, y que tratasen con equidad a toda la ciudadanía, a la que deben servir con espíritu democrático y nunca aprovecharse de ella.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris