Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Colectivo Gay   Derechos   -   Sección:   Opinión

Orgullo y prejuicio

"Reivindicación y fiesta suman; fiesta por los logros conseguidos, reivindicación por su consolidación y no regresión, lucha por su expansión"
Nicolás de Miguel
@NicodeMig
jueves, 28 de junio de 2012, 06:52 h (CET)
Han pasado 43 años desde los sucesos cuyo epicentro tuvieron como escenario el Village de Nueva York y un local ya mítico: Stonewall Inn. Aquel último fin de semana de junio de 1969 se produjo la eclosión multitudinaria que se prolongó varios días y en el que fue muerto un ciudadano, multitud de heridos y cientos de mujeres y hombres fueron detenidos. Privados de libertad y cuyo delito radicaba en su orientación sexual. Arrancaba el inicio de la reivindicación de los derechos civiles del colectivo gay, el principio del fin de la persecución y la clandestinidad. El 28 de junio simboliza desde entonces la señal que dio paso en el mundo a la organización de verdaderos movimientos de liberación, de lo que con el tiempo conoceríamos como  colectivo LGTB.

En nuestro país las primeras y tímidas manifestaciones llegaban con el fin del franquismo, cuando salir del armario, manifestarse en la vía pública, significaba la burla, el estigma, cuando no el apaleamiento físico y moral, bajo el amparo de lo que no era Ley sino represión. No es necesario recordar que durante la Dictadura la condición de homosexual podía conducirte a la cárcel cuando no a un campo de concentración. Y como no pretendo hacer una historia del movimiento de liberación gay, sobre lo que ya se vierten ríos de tinta, tinta a la que desde mi modesta pluma, también participé, participo y participaré. Hoy quiero resumirlo en algo que tuve la fortuna de presenciar hará unos tres años, en un popular espacio de ocio gay al sur de la isla de Gran Canaria. Lo que en principio no era más que una actuación de transformistas para goce de turistas y paseantes, devino en lo que bien pudo denominarse "La declaración de Playa del Inglés".

Una señora, ya entrada en años, avatar de la gran Rocío Jurado, súbitamente, en una calurosa noche otoñal, comenzó relatando sus inicios en el mundo del espectáculo cuando España aún olía a orines. Conminaba a los allí presentes a disfrutar, "porque ahora vivir es bonito". Y entre suecas, fineses y peninsulares rememoró como, cuando se vestia de chica en su lejana pubertad, no solo se veía sometida al escarnio y el vilipendio público. Relató como era escupida, apedreada...y lo que en principio prometía divertimento se tornó en una secuencia de experiencias terribles, dolorosas, muy tristes. Un relato no muy extenso, intenso,  poderoso, que arrancó los aplausos de los nacionales ante la perplejidad de las nórdicas presentes. No entendían mayormente lo que la señora decía, pero si su mirada, su tono, su gesto. Ojalá tantos y tantas gurús guays de las libertades y jovencitos que se escandalizan, como damiselas decimonónicas, al considerar que el Orgullo hoy es carnaval, ojalá hubiesen estado allí. Cuanta tontería, cuanta mojigatería nos inunda. Y por si fuera poco, aparecen sectarismos, como si la orientación sexual entendiese de ideologías, clases o etnias. Y veo, con estupor, polémicas estériles, vacuas, entre gais de distintas tendencias. Que disparate. Si algo unió desde sus inicios a los movimientos de liberación, o al ciudadano individual activista, era y debe seguir siendo, su lucha por los derechos civiles de las personas de orientaciones sexuales minoritarias. Sin distingos entre el casco de minero o las medias de seda de ejecutiva, o ambos en uno. Eso tiene otras arenas.

 Ciudadanos, la reivindicación y la fiesta suman. Fiesta por lo logros conseguidos, reivindicación por su consolidación y lucha por su expansión. Se nos olvida con frecuencia que en muchos países, en muchas sociedades lejanas y muy próximas, nuestro colectivo, con nefasta fortuna, sigue como en la juventud de la señora de las Afortunadas o mucho, mucho peor. Por nosotros, por ellas, lo último que necesitamos es caer en divisiones que solo benefician a la reacción y ofrecen flaco favor a quienes debemos servir de referente. Ciudadanas, hay espacio para la proclama y para la fiesta. Nadie está obligado a desfilar en tanga o con corbata. Necesitamos un Orgulo sin prejuicios. Y como terminó la señora de Playa del Inglés, antes de arrancarse con el "Quién te crees tu" de la Jurado, su "vive y deja vivir" sonó con una fuerza que para sí la hubiese querido la inmortal Dietrich en "Sed de mal".
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris