Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

¿Desprecio o miedo?

El problema de Rajoy es que ni él está capacitado para dirigir un Gobierno ni cuenta con los elementos humanos idóneos para realizar este cometido
Pascual Mogica
domingo, 24 de junio de 2012, 22:00 h (CET)
No es de extrañar la decisión tomada por Mariano Rajoy de no convocar este año el Debate del Estado de la Nación. Existen, a mi modo de ver, tres causas por las cuales el presidente del Gobierno ha tomado esta determinación. La primera de ellas el poco respeto, el desprecio, que le merece la Cámara Alta, la segunda el miedo escénico, el subirse a la tribuna de oradores sin saber qué es lo que va a decir sobre el estado de España, cuando él mismo no tiene ni repajolera idea de cómo está realmente la cosa y en la tercera influye también el miedo a convocar ese debate y que no pueda convencer a nadie y eso que cuenta en el Congreso de los Diputados con la mayoría absoluta. Él, Rajoy, a pesar de esa mayoría está más desarmado que sus oponentes. Es lo que les suele ocurrir a los parlanchines incompetentes.

Es natural que el miedo le tenga amordazado y maniatado. ¿Se imagina usted, querido lector, a un Rajoy subido en la tribuna de oradores del Congreso afirmando que sus recortes, ajustes y reformas han sido acertadas y que pronto recogeremos el fruto de tan “sabias” decisiones y que en ese mismo día, o al siguiente, salte a los medios de comunicación la noticia de que la Unión Europea ha decidido el rescate de España? Eso puede ocurrir.

El problema de Rajoy es que ni él está capacitado para dirigir un Gobierno ni cuenta con los elementos humanos idóneos para realizar este cometido. Eso salta a la vista. Ni él, ni sus ministros de Economía y de Hacienda, saben cómo atajar la multitud de vías de agua que se han abierto en el casco de ese maltrecho barco llamado España. Los tres, aún tratándose de un mismo tema, tienen discursos distintos y a cuál de ellos menos clarificador, más confuso, eso lo están demostrando a diario lo que da buena prueba de que, como todos sabemos, están dando palos de ciego. Basta con recordar que hace pocos, poquísimos días, se ufanaban de que ése préstamo de 100.000 millones de euros que el Banco Central Europeo concedía al FROB para equilibrar las cuentas de los bancos era “bueno para los españoles”, para ahora rectificar y pedir que el préstamo se le haga directamente a la banca ya que el mismo viene a aumentar la ya de por sí elevada deuda soberana. O sea que no era tan bueno ese préstamo, por el cual hasta el Rey felicitó a Rajoy. El Monarca tampoco se entera muy bien de qué va la película. Por otro lado, nada extraño.

En fin, lo dicho, ¿desprecio o miedo? Yo más bien me decanto por lo último, aunque si mencionamos al pánico tampoco vamos a ir muy desencaminados. Como ya he dicho en anteriores ocasiones: ¿Qué se puede esperar de un Gobierno que pasa del optimismo al pesimismo y viceversa, con tanta facilidad? Eso es fruto de una profunda depresión y de un estado anímico francamente calamitoso. Por fin, ya ha dimitido Carlos Dívar.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977

Cataluña a la deriva (II)

La enajenación colectiva

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris