Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Rep. Checa   -   Sección:  

El presidente checo considera inútil celebrar un referéndum sobre la Constitución Europea

La coalición gubernamental pretende ratificar la Carta Magna junto con las próximas elecciones generales en 2006
Redacción
jueves, 23 de junio de 2005, 22:38 h (CET)
El jefe de Estado checo, Václav Klaus, considera inútil que se celebre un referéndum sobre la Constitución Europea puesto que “sería solamente un sondeo de opinión pública”. Asimismo, el líder opositor del Partido Cívico Democrático, Mirek Topolánek, ha manifestado en un debate televisivo con el primer ministro, Jiri Paroubek, que no apoyará ningún plebiscito sobre la Carta Magna.

Raúl Sánchez Costa / Corresponsal en Praga
El presidente checo, Václav Klaus, considera inútil celebrar en la República Checa un referéndum sobre la Constitución de la Unión Europea después de que la ratificación del documento fuera rechazada por Francia y Holanda, y tras el descalabro de la Cumbre de Bruselas. Según Klaus, un eventual plebiscito sobre la Carta Magna Europea “sería solamente un sondeo de opinión pública”. De esta manera el mandatario checo reaccionó a las conclusiones de la cumbre del Consejo Europeo en Bruselas que decidió continuar el proceso de ratificación.

Asimismo, el opositor Partido Cívico Democrático no apoyará una Ley del Referéndum sobre la Constitución Europea, que proponen los partidos de la coalición gubernamental, es decir la Socialdemocracia, el democristiano Partido Popular y la Unión de la Libertad. Así lo declaró el líder del Partido Cívico Democrático, Mirek Topolánek, en un debate televisivo con el Primer Ministro checo, Jirí Paroubek, indicando que no tiene sentido votar sobre la Constitución Europea que ya fue rechazada por Francia y Holanda. Topolánek propuso reunirse con representantes del Partido Socialdemócrata el próximo martes para deliberar sobre la ratificación de la Carta Magna Europea.

Sin embargo, el primer ministro checo, Jiri Paroubek, anunció que presentará a los miembros de la coalición dentro de 15 días un proyecto modificado de la campaña informativa sobre la Constitución Europea. Los líderes de la coalición, integrada por la Socialdemocracia, el democristiano Partido Popular y la Unión de la Libertad, se reunieron este sábado para deliberar sobre el procedimiento en la ratificación de la Carta Magna Europea. Los políticos coincidieron en que el referéndum sobre la Constitución Europea podría celebrarse junto con las próximas elecciones en 2006 o más tarde. El Primer Ministro se reunirá en los próximos días con los líderes de la oposición para conseguir apoyo a la celebración del referéndum.

El presidente checo está convencido de que los países comunitarios conseguirán un ajuste con respecto al presupuesto común de la Unión Europea para el período 2007-2013, pero en la presidencia de turno de Austria, a principios del próximo año. Por su parte, Jiri Paroubek ya expresó su decepeción por el fracaso de las negociaciones sobre el presupuesto común. “Europa no absorbió la ampliación”, manifestó el primer ministro tras la vergonzosa y patética cumbre de Bruselas, según el presidente de Luxemburgo, Juncker, y el presidente de Francia, Jacques Chirac. Además, Jiri Paroubek señaló que la Unión Europea debe decidirse ahora si desea continuar funcionando sólo a base de un mercado común, o si será una entidad política unida que reconoce los principios de solidaridad, de los que tanto la UE ha defendido. Paroubek añadió que “habría sido mejor hacer concesiones que no adoptar un presupuesto para el periodo 2007-2013”.

La República Checa se encuentra entre los pocos Estados miembros de la Unión Europea que aún no ha clarificado qué procedimiento tomará para ratificar la Constitución Europea: vía referéndum o vía Parlamento.

En lo que se refiere al espíritu europeo de los checos, la mitad de la población siente su pertenencia a la Unión Europea, según se desprende del sondeo realizado por el Centro para la investigación de la opinión pública. Sin embargo, sólo una cuarta parte de los checos se seinte orgullosa por ser ciudadanos de la Unión Europea. El sondeo fue efectuado antes del rechazo de la Carta Magna Europea por parte de Francia y Holanda. Los checos consideran como lo más negativo el impacto de las decisiones comunitarias sobre los intereses de la República Checa y los propios ciudadanos.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris