Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   MARRUECOS   -   Sección:   Internacional

Políticos españoles y argelinos, considerados personas 'non gratas' por Rabat

El pueblo marroquí se inflama contra la ingerencia de los infieles de España
Redacción
jueves, 23 de junio de 2005, 22:38 h (CET)
Rabat considera “inoportuna” la visita oficial anunciada -para el 21 del corriente- del primer ministro argelino y de la delegación ministerial que le iba a compañar. Así lo hace saber un comunicado de Asuntos Exteriores y de la Cooperación, el jueves 17 de junio, la víspera de la celebración por Marruecos del 50 aniversario de la resistencia nacional contra el colonizador (es decir, contra España y Francia). El comunicado del ministerio marroquí llegó a la prensa cuando el responsable de este departamento se encontraba en Doha participando de la cumbre del G77+China.

Mohammed Khalid / Corresponsal en Rabat
Es sabido que el primer ministro argelino, Ouhiye, es uno de los reponsables argelinos más intransigentes en cuanto al tema del Sáhara occidental y uno de los actores principales de la política de Argel en esta materia desde hace más de quince años, cuando aún era jefe de area en el departamento de asuntos exteriores de este país.

Pero no por ello su visita oficial fue denegada. El comunicado de AAEE justifica la decisión por otros motivos. Para el reino de Marruecos, Argelia mantiene un boble discurso en sus relaciones con Rabat. Su presidente Boutefleka felicita a sus peones del Frente Polisario reiterándoles su apoyo incondicional hasta la independencia total del Sáhara y sigue el sendero emprendido por Mohammed VI en América latina para defender la tésis separatista, aunque sin éxito. Ahora, y después de haber declarado en Portugal durante su última visita a este país, que su carta al frente polisario era mal interpretada por Marruecos, manda a su primer ministro efectuar una visita oficial a Rabat como señal de buenas intenciones y de su disposición para seguir en la vía de la consolidación del Gran Maghreb cuya cumbre de Trípoli ha saboteado intencionadamente. Argelia, pretende con su actitud de hombre lobo, mostrar al mundo que al contrario de lo que dice Maruecos a su respecto, está a favor de la integración magrebí tal como lo desean Francia, EEUU, la UE, el buen sentido en la era de la globalización y la voluntad popular norteafricana. De haber recibido a la delegación ministerial argelina, Marruecos pasaría ante la opinión internacional por ser el verdadero causante de la desintegración regional. Cosa que Rabat no está dispuesta a permitir, deja entender el comunicado del minsierio de AAEE.

La estrategia argelina, según los autores del comunciado, releva del orden de la mezquindad. Lejos de considerarse ridículo, Marruecos cuyo jefe de Estado efectuó una vista oficial a Argel durante la cumbre de la Liga Árabe en donde mantuvo una reunión con su homólogo argelino, pone ahora en ridículo a su vecino africano. La paciencia tiene límites y tonto nadie lo es en esta zona africanomediterránea custodiada por las grandes potencias del mundo.

Esto es lo que se desprende del comunicado del ministerio de AAEE alauita una vez desmaquillado de su ornamento diplomático de uso en similares circunstancias.

En Marruecos, que vive una de sus crisis económicas y sociales más agudas de este siglo, la decisión de su Gobierno vía AAEE es por todos aplaudida. Todas las fuerzas políticas del país sin excepción, se ponen del lado de su Gobierno. Su prensa consagra páginas enteras al tema saludando la valentía del Gobierno y fustigando, con manifiestos, editoriales y panfletos, el aventurismo, la inmoralidad y el maquiavelismo de la vieja guardia del corrumpto FLN argelino. Para ellos y para muchos intelectuales que se sumaron al apoyo y a la condena, Argelia y sus militares buscan en Marruecos y a sus expensas, una salida a la crisis que padece el país sacudido por los movimientos de reivincación social cada vez crecientes. Rico por sus recursos energéticos, suficientes para hacer del país una California africana, el Gobierno de Argel mata a sus ciudadanos hambrientos y consagra billones de dólares en armamento quedándose los que gobiernan con comisiones gigantescas que nunca entran en los bancos del país. “Más vale para Argelia invertir con transparencia el dinero del pueblo en el desarrollo del país y de sus gentes que inflamar falsos nacionalismos”, escribe un editorialista independiente.

La decisión del Gobierno de Rabat de no recibir a la delegación ministerial argelina encabezada por su primer ministro, que ya ha fue admitida antes por el palacio, coincide así con la voluntad de los partidos políticos hartos de ver a su país tratado como un fondo de comercio por la oligarquía militar del pais vecino. Para los analistas, esta decisión es una señal de que los partidos políticos marroquíes recuperan la gestión de los asuntos del país. Un paso más en la vía de la democratización cuyas consecuencias en la relaciones internacionales del país, nadie puede prevenir.

Cabe recordar que la decisión de Rabat de considerar inoportuna la venida del responsable argelino, ha llamado menos el interés y la curiosidad del pueblo marroquí que la denegación de entrada al Ayún a las delegaciones españolas que a principios de mes tenían que volver a las Palmas en el mismo vuelo que les había llevado a esta ciudad cuyo suelo les fue prohibido pisar por las autoridades marroquies.

El 5 y el 8 de junio 2205, Marruecos denegó la entrada a Layùn a dos delegaciones españolas compuestas entre otras por, respectivamente, concejales madrileños y diputados autonómicos catalanes. Su intencion declarada era averiguar la situacion de los derechos humanos en el Sàhara. Esto es, lo que justamente ha ofendido a todo el pueblo marroquí y no sólo a los saharauis como lo dijo el gran jurista y embajador de Marruecos en Madrid en su declaracion a EP.

La crisis causada por este doble episodio, superada de momento por la diplomacia, iba a provocar otra crisis, eso si más seria, de consecuencias imprevisibles y de difícil gestión para los dos países cuyas relaciones bilaterales se han normalizado despues de las tensiones creadas durante el Gobierno Aznar en la zona.

No en vano habla el embajador marroquí en Madrid, fundador, en sus inicios, de la Organizacion Marroquí de los Derechos Humanos -OMDH- y ex ministro de la Derechos Humanos y de la Justicia en Marruecos en donde también ejerció la función de Presidente del Consejo Consultivo de los Derechos Humanos, cuando dice que con la llegada nada deseable de estos políticos españoles considerada como “una ofensa” “nos vamos a encontrar en una situación muy difícil de gestionar, con enfrentamientos y con tensión”. Omar Azziman, hispanófono oriundo del norte de Marruecos, militante de los derechos humanos, conoce muy bien la sensibilidad del pueblo marroquí sobre todo en lo referente a Espana.

La intromisión partidaria de los políticos españoles rechazados en el Ayún en asuntos internos del país magrebí, y por ser españoles justamente, ha sido condenada, considerada como una provocación por parte del pueblo marroquí cuya memoria aún no se ha liberado de las atrocidades cometidas por los soldados de España durante e imediatamente después de la guerra del Rif, cuyo héroe Abdelkrim Al Khatabi es venerado por todos.

En los bares, autobuses, en las calles, en las fábricas y en las oficinas, el tema central de toda conversacion es “la insolencia de estos extranjeros, políticos españoles en pérdida de altitud que nos quieren humillar”. La subida de los precios del petroleo, los examenes del bachierato, la sequía, la ola de calor que sufre el país, todo ello pasa a un segundo plano frente a este tema hasta ahora inédito.

El doble incidente del Ayún entra en las mezquitas cuyos imanes saben de la manifestación de Madrid en favor de la Familia. En ellas, el extranjero español es llamado el “Infiel, el antiAlah, el ateo que después de haberlo echado fuera del país por las armas, quiere ahora volver para dictar a los fieles nuestra conducta y a ensuciar nuestra tierra. Este infiel incrédulo está además cerca de nosotros y sigue insuciando nuestras tierras en Ceuta y Malilla”. Tema éste que tanto Madrid como Rabat no desearían tener que gestionar de momento que han convenido dejarlo invernar con la llagada de ZP a la Moncloa. Pero es justamente lo que puede ocurrir ahora en Marruecos.

Que Argelia, país musulmán, provoque, se puede comentar. Para ello están los políticos y los intelectuales. Pero que la humillación venga de un infiel que encima es español, esto no se puede tolerar y no es para comentarios. Un doble razonamiznto en efervescencia en Marruecos.

El incidente del aeropuerto del Ayún no fue asunto solo del pueblo y de los imanes en las mezquitas. La prensa y los partidos políticos también se ocuparon del tema. Pero, a diferencia de la voz popular que hasta ahora tímidamente se deja oir, todos lo hicieron respetando la línea oficial: tratar el incidente sin inflamar los espíritus ya de por sí inflamados. Guardar y hacer guardar la calma dejando a la dipolmacia hacer su trabajo. Eso hicieron y respetaron los patidos políticos. Ni siquiera el nacionalista el Istiqlal, acostumbrado a orquestrar campañas de reivendicación de Ceuta y Melilla, ha esbozado palabra alguna al respeto. Tanto éste como los demás partidos políticos han considerado a los miembros de las delegaciones españolas rechazadas en la frontera marroqui como personas fuera del tiempo que añoran un pasado para siempre enterrado y que su acto es una prueba de más de su déficit político en su país en donde el odio al moro y la falsa solidaridad ya no traen votos en una España menos dogmatizada, más pragmática y definitivamente liberada del caudillismo revanchista y del izquierdismo jurásico.

Gracias a la iniciativa de las dos delegaciones españolas cuya entrada al Ayún fue denegada por las autoridades marroquíes, el pueblo magrebí recupera su nacionalismo adormecido durante décadas y que ahora renace con una fragancia islamista.

Noticias relacionadas

40 niños mueren cada hora en el mundo a causa de la diarrea

El 60% de la población mundia no tiene aseos en su hogar

La guerra comercial tendrá un impacto moderado en el Sudeste Asiático

Sentirán el impacto porque China y Estados Unidos son los principales destinos de su comercio exterior

14 millones de personas están en riesgo de hambruna en Yemen

Para las mujeres Yemen es el peor lugar del mundo para vivir. La guerra no ha hecho más que agudizar su situación.

Más de un millón de venezolanos necesitan ayuda humanitaria en Colombia

El gobierno colombiano estima que la cifra podría alcanzar en pocos meses los tres millones

Los efectos económicos de las elecciones de medio mandato en EEUU

Los demócratas toman el control de la Casa de Representantes, pero se prevé que continúe la guerra comercial de Estados Unidos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris