Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

El último franquista

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
domingo, 19 de junio de 2005, 22:55 h (CET)
Ahora mismo, quizás mientras alguien está leyendo esta columna, los gallegos están acudiendo a las urnas para cumplir con ese derecho democrático que es votar a quienes representaran al pueblo soberano en el parlamento autonómico. Pero las elecciones gallegas tienen unas características que las hacen especiales. Vuelve a presentarse para el cargo de Presidente de Galicia un anciano de 82 años. Este anciano es el último vestigio público de un régimen dictatorial que gobernó España durante cerca de cuarenta años. Manuel Fraga Iribarne se subió a un coche oficial siendo muy joven y no se ha apeado del mismo en todo este tiempo, ni parece tener ganas de hacerlo. Comenzó su andadura al lado de un gallego, Francisco Franco Bahamonde, y, quizás la termine al lado de otro gallego, Mariano Rajoy.

Pero durante esta campaña electoral no hemos visto a aquel Fraga, embajador en Londres, que se paseaba por la City ataviado con un sobrio abrigo, paraguas y un bombín en la cabeza. Esta vez ha mostrado su verdadero talante, sus voraces dotes de mando y en muchas ocasiones de mala educación autoritaria. Fraga que hace sus discursos comiéndose las palabras como si estuviera delante de un tribunal de oposiciones y tuviera el tiempo tasado nos ha recordado en esta campaña a aquel viejo Ministro de Información y Turismo, reciclado en Ministro de la Gobernación, es decir jefe de los guardias de la porra, con el primer gobierno de la Monarquía. Ha vuelto a creer que la calle era suya y que nadie está en su derecho a replicarle.

Incluso su secretario de comunicación tuvo que aguntar las salidas de tono de D. Manuel cuando se atrevió, en un alarde de osadía, a enmendarle la plana y rogarle que se pusiera bien la chaqueta para dar buena imagen en un programa televisivo. “Tóqueme usted las narices” fue la replica del Presidente de la Xunta a su colaborador. Pero también, durante la campaña, tuvo palabras y desaires para las mujeres que según él nunca dicen con cuantos hombres se acuestan, contra los homosexuales, qué casualidad que ayer en plena jornada de reflexión se celebrará en Madrid la manifestación contra las bodas civiles del colectivo homosexual, y, como no, también el tripartito catalán y los nacionalismos tuvieron su ración, por la boca de Fraga llegó a salir la afirmación de que con un gobierno PSOE-BNG resurgiría el Exercito Guerrilleiro.

El Fraga que cuando era catedrático mandaba cuadrarse, como en la “mili”, a los alumnos díscolos ha vuelto por sus fueros acompañado la mayoría de jornadas de campaña por el presidente del PP Mariano Rajoy. Al final uno ya no sabía si quien se presentaba a las elecciones gallegas era uno u otro ya que Rajoy en más de una ocasión ha llegado a pedir el voto para si mismo. Y la verdad es que le hacen falta los votos de los gallegos ya que la pérdida de la Xunta puede acarrearle serios disgustos. Zaplana y Esperanza Aguirre ya tienen afilados los cuchillos con los que raparle la barba y arrancarle del sillón presidencial. Pero toda España se juega mucho en Galicia. Si Fraga vuelve a sentarse, no sabemos por cuanto tiempo, en el sillón de presidente lo más seguro es que la política de la bronca y las movilizaciones callejeras, sea por el motivo que sea ya que son capaces hasta de manifestarse contra la ley de la gravedad, continuaran. Si nace en Galicia un gobierno de coalición entre socialistas y nacionalistas pueden ocurrir dos cosas, una que el PP intenté sacar una lección de lo sucedido e intente centrarse deshaciéndose de gentes como Zaplana y Acebes, con lo que todos, incluso sus votantes, ganaríamos o bien que Rajoy vuelva a Santa Pola de simple registrador de la propiedad y gane el franquismo sociológico amparado bajo las alas de la gaviota. Así que hoy es el día, a votar o a botar.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris