Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Talantes esperpénticos muy actuales

Rafael Pérez Ortolá
Rafael Pérez Ortolá
domingo, 19 de junio de 2005, 22:55 h (CET)
No se trata de auténticas sorpresas. Cuando lo inesperado adquiere entidad como acontecimiento diario, no hay lugar para las sorpresas. El chispazo chocante tiene lugar cuando nos intentaban orientar en una dirección y las actuaciones se dirigen al lado contrario. Hay gentes que nos ilusionaron con una realidad, un concepto o un comportamiento; y lamentablemente, nos sacan del encantamiento mostrándonos su lado más deleznable, cruel o miserable.

¡Son tantos los ejemplos cotidianos! Con asomarnos de vez en cuando a la actualidad vamos bien servidos de este tipo de desengaños. Tampoco debemos cebarnos con los personajes famosos, dado que no son los detentadores exclusivos de esas actitudes despreciables. Sin embargo, pueden servirnos para mostrar aspectos que debiéramos erradicar de nuestras conductas.

Pongamos un primer ejemplo en las declaraciones recientes de la Sra. Manjón. Desde su célebre intervención, representando a las víctimas ante la comisión política, donde manifestó las principales vergüenzas a los políticos, haciendonos ver a todos las trágicas pérdidas de todos los relacionados con el terrorismo y el inapropiado floreo entre los políticos cuando subyacen tantos desastres. Gran intervención la suya y regustos de frescor al reconocer esas verdades a través de los medios informativos. El contraste restalla en los últimos días. La misma Sra., ya un poco más ubicada en los tablados, se erige en oráculo, viene a afirmar que los demás familiares de víctimas (hermanos, novias, hijos, etc.) NO pueden considerarse VÍCTIMAS. ¡Ella sí claro! Ya pasa el dolor a segundo término y entra en su labor de clasificación. Del frescor ilusionante pasamos al desdén asqueroso en una sola frase. Decepción, contraste y batacazo.

Tenemos otro ejemplo en la persona de un servidor público distinguido, nada menos que de uno de los más afamados cuerpos policiales, el FBI. Cómo no vamos a pararnos a considerar esa garganta tan profunda aireada hasta la saciedad en todos los medios. Nos encandilamos valorando la capacidad democrática de poner de manifiesto las conductas impropias del presidente Nixon, el valor de la prensa y las delicadas fuentes de información requeridas. El esclarecimiento del perverso embrollo político satisfizo en su momento muchas expectativas.

Pues bien, ahora nos pretenden mostrar un anciano bondadoso que todo lo vende y no sabemos ya que fue capaz de defender. ¿Acaso renunció a su puesto elevado, buena remuneración y prebendas al estar en desacuerdo? ¿Nos preguntamos como debió actuar un jefazo del FBI al descubrir tamaños comportamientos? No se trata de una exclusiva más, y ahora otra al desvelar la primera. Es una corrupción por entregas que no conviene olvidar. Un ejemplo deplorable de individuo. Hasta película nos prometen.

Finalmente, propongo la valoración de un tercer contraste, esta vez deshojando la flor del SÍ o del NO a Europa. La valoración positiva de una confluencia europea es una añeja aspiración. Armonizar esos proyectos, una tarea de muy variadas labores. En este camino se han ido introduciendo muchos ciudadanos con el mejor ánimo. El sueño y la aspiración siguen enhiestas.

Aquí surge el chispazo que pondrá de manifiesto diferentes desajustes. Los diferentes políticos se enfrascaron en sus banderías, la culminación de esos partidismos los convirtió en incapaces de presentar el verdadero meollo de una Constitución Europea, les impidió expresar el núcleo. Tanto hablar de diferencias se difuminó el núcleo común. Por mayor desgracia, no escucharon demasiado a los agricultores, pescadores, trabajadores de muchas industrias; de tal modo, que sorprende el voto positivo de gran parte de estos afectados.

Se agranda el chispazo cuando, de forma maquiavélica, pretenden tachar el NO como impropio, seguir adelante pese al NO, y presentar a los votantes del NO como amalgama nefasta. Se trata de una simple cosecha. No supieron presentarnos el sentido y el concepto de una CONSTITUCIÓN, defendieron de forma recalcitrante sus empeños partidistas, sus particularidades. ¿Dónde quedó lo que es el meollo?

No están acostumbrados a los votos críticos, están más a gusto con el voto dócil. Todo iba confluyendo a ese chispazo en forma de NO. A ver si no llegan mayores tormentas.

En definitiva, estremecimientos por desajustes graves en la valoración de personas e instituciones. Lo que aparentaba expresión sana y fresca de un dolor, el descubrimiento de actitudes corruptas o lo que eran proyectos europeos ilusionantes; de pronto, casi como una fugaz anécdota, sacan a relucir sentimientos deplorables en aquellas figuras que veíamos positivamente.

Ponerlas de manifiesto debiera aportarnos algo de luz, ideas benefactoras, para exigir y provocar otros contrastes más regenerativos. De forma indolente no conseguiremos revertir esa dirección nefasta de algunos personajes. Convendrá preguntarnos lo qué consideramos exigible y no delegar esa responsabilidad.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris