Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Regateando   -   Sección:   Opinión

La pasión como profesión

Lara Franco Andrés
@laram87
lunes, 18 de junio de 2012, 07:28 h (CET)
Los últimos días estamos viviendo un clima de euforia en España, eso sí, en lo estrictamente deportivo. Y con tanto evento que encima termina de forma favorable ya no sabemos ni a qué atender, nos presentamos en la misma duda de siempre. Rafa Nadal  una vez más ha batido, fulminado y machacado todos sus límites. Con siete Roland Garros acumulados ha vuelto a dejar claro quién es el rey de la tierra batida y todo un número uno aunque las estadísticas actuales no lo consideren así. Ejemplo de superioridad y de compromiso, de pasión por profesión. De la misma manera que Rafa lo hace en el tenis, Manolo Preciado lo ejecutaba en el fútbol y por qué no, también en su vida personal. Porque para ser una persona así de íntegra, de disciplinada y de enérgica hay que saber complementar muy bien tanto el lado profesional como el privado. Y él lo ha sabido hacer mejor que nadie.

Muchos traspiés se han colocado en su camino. Tristes acontecimientos y duros momentos que han ido marcando su vida poco a poco y que fueron haciendo de él uno de los entrenadores más entregados y más profesionales con los que el fútbol español ha contado. Todos conocemos su más que inesperado final, de modo que no incidiré demasiado en eso. Desde estas líneas simplemente me gustaría hacer un cariñoso “homenaje” si se puede llamar así a una gran persona que por más que luchó, no consiguió eludir al destino.

Cantabria amaneció triste la madrugada del pasado 7 de junio. Justo un día después de anunciar que Preciado capitanearía la siguiente temporada al Villarreal en su lucha por el ascenso a Primera División, la trágica noticia conmocionó a todo el mundo del deporte. Sin muchos llegar a creérnoslo, yo misma me pongo como ejemplo tuve que contrastarlo en varios medios, la noticia se hizo eco en Twitter y poco tardaron los tabloides en anunciarlo en su edición digital. La realidad superó a la ficción y el sueño de Preciado de sacar a un equipo más del pozo y luchar por ellos, se vio frustrado de un plumazo.

Atrás quedan ya todos sus logros como técnico que no pasan desapercibidos para nadie. Su paso por el fútbol como jugador fue significativo, pero donde realmente ha disfrutado y ha hecho de su pasión su profesión es en el terreno de juego como técnico. Todo lo aprendido a lo largo de su carrera deportiva lo invirtió en beneficio de los clubes que ha dirigido. Desde El Gimnástica de Torrelavega, donde concluyó su carrera como jugador en el año 1992, pasando por dos categorías del Racing de Santander, el Murcia, el Levante y el Sporting de Gijón donde dirigió a los rojiblancos en 232 partidos oficiales. Una extensa trayectoria donde consiguió sacar todo lo mejor de cada uno de los equipos que entrenó, llegándosele a conocer incluso como el entrenador de  “los ascensos”. Ahora era el momento de hacer lo mismo con el Villarreal, de concluir seguramente su carrera profesional en un club que le quería y que necesitaba con urgencia “de sus servicios”, de su saber hacer y de todo un referente.

Porque si algo ha sido y será Manolo Preciado, es un referente. Un hombre del que todo el mundo que ha tratado con él no tiene más que buenas y amables palabras. Una persona íntegra que ha sabido reponerse de todos sus malos momentos y luchar y pelear por seguir disfrutando y haciendo disfrutar de su pasión, el mundo del fútbol. Un cariñoso abrazo, Manolo. 
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155

El mundo material es la escoria, el Más allá la realidad

El cuerpo del alma está constituido por una estructura de partículas

La epidemia de la desesperación

Un pueblo desesperado es un pueblo sin futuro

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris