Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Lencería fina   -   Sección:   Opinión

Lujo prestado en la portada de Hola

Teresa Berengueras
@berealsina
domingo, 17 de junio de 2012, 07:32 h (CET)
Con la prima de riesgo por las nubes, con la mayoría de españoles rogando a Dios que llegue el trabajo de debajo la tierra o que llueva desde el cielo, debemos tener un poco de aire, tiene que aliviarnos algo, un respiro a tanta desgracia, a tantas historias incomprensibles, porque, yo que soy una ciudadana de a pie, no entiendo nada y mucho menos que nos mientan descaradamente, que los políticos, el Gobierno en pleno, den pocas explicaciones y las que prediquen sean increíbles, ya es lo peor de lo peor, ¿Qué más nos puede suceder a los que votamos creyendo en ellos?.

Hace poco nos han dicho que los 100.000 millones que llegarán a España son para que los bancos paguen sus deudas y que a nosotros, al contribuyente trabajador sin trabajo probablemente, no le va a pasar nada de nada, es decir no le van a quitar un euro más, que nada nos va afectar, que no habrá subida de impuestos, no nos dicen que sí lo habrá y se olvidan de explicarnos, no atienden a ello, tienen mucho trabajo, no nos dicen que a lo mejor en un par de meses el IVA esté en un 23%, que a los pensionistas, quizá, les bajen algún punto, por aquello de que hay que estar ahí a la verdes y a las maduras pues el país está muy mal. Ya no hablemos de los servicios sociales que son inexistentes o casi y los científicos, ¡pobres¡, no reciben un euro más, quizá algunos menos, y por lo tanto la ciencia se queda en un túnel sin salida y todos los avances parados porque no hay dinero, sólo para esos bancos que, ellos sí, estando cómo están, es posible incluso que no lleguen a todo con los 100.000 millones del ala que han llegado de Europa y dentro de nada, en plenas vacaciones de agosto, ¿quién va a hacer vacaciones? ¿Quién tiene narices de hacerlas estando como estamos?, es posible que necesiten unos 200.000 millones más para resituarse, mientras, el Gobierno y su Presidente apartan a los periodistas como si fueran caníbales, ven a un informador al lado de Rajoy y sus guardaespaldas, para eso están y para eso los paganos entre todos los españoles, los apartan como si fueran moscas cojoneras.

Pues bien, ante este panorama, hay que ver el Hola, hay que volver al lujo, a su esencia, a pedir a las princesas que sean inaccesibles y no sean princesas de esas que a media noche pierden el zapato de cristal en la escalera. Hay que ver fotos bonitas, de palacios con praderas inmensas, mansiones con candelabros de Murano, con sedas bordadas a mano, con paredes llenas de retratos al óleo, cuadros con firmas de esas de millones de euros, como ese que ahora la baronesa Thyssen saca a subasta porque no tiene dinero en mano. Todo a lo grande, hay que ver, otra vez, casas imposibles para el común de los mortales para que el personal se nutra y sueñe muy a su pesar.

Esta semana la portada del Hola y las páginas interiores nos ofrece todo esto y mucho más. Los de Porcelanosa, esos empresarios valencianos que hace años le pagan los caprichos al Príncipe Carlos, hijo mayor de la súper Reina Isabel II, han organizado, como ya es habitual desde hace años, una fiesta por todo lo alto, lo dicen en el Hola y así se desprende por las imágenes en páginas interiores.

La fiesta era para celebrar un sueño principesco, Carlos de Inglaterra, hombre al que preocupa la ecología, supo que un castillo escocés del siglo XVIII estaba en venta, después de muchos vaivenes reales consiguió hacerse con ese maravilloso edificio escocés pero cuando lo tuvo se dio cuenta que estaba totalmente destrozado, vamos que la chapa y pintura eran pura minucia, para que el Príncipe viera su ilusión hecha realidad un equipo de personas entregadas trabajaron mucho tiempo para reconstruir esta joya arquitectónica.

El castillo se llama Dumfries Hause (lo pongo por si quieren visitarlo) y los de Porcelanosa, en su labor habitual de contribuir a la reconstrucción del paisaje del país vecino, hicieron todo lo que estaba en su mano para conseguir que el Príncipe consiguiera soñar despierto.

Para ese sueño montaron una noche de ensueño e invitaron a los fijos de la casa que tienen nombre y apellidos durante años en su importante lista de invitados.

Isabel Preysler lideraba la lista, como es sabido es su estrella, a Porcelanosa nadie les ha sido más rentable que Isabel que con su delicada forma de expresarse y sin rubor alguno dice a los periodistas que se siente como una familiar más de los propietarios de esta empresa de azulejos.

Con los años Isabel ha añadido a su nómina, siempre cuando todos lo han creído oportuno, a sus hijos. Todos ellos han formado parte, siempre al lado de mamá, de algunas campañas de los azulejos que acompañan el sueño de todos los más importantes. En esta ocasión llegó acompañada de Tamara, hija también del marqués de Griñón y Ana Boyer, hija del ex Ministro de Hacienda en tiempos de Felipe González.

A esta principesca inauguración se añadieron Genoveva Casanova, imagen de la empresa en México, el torero Cayetano Rivera, éste no sólo torea sino que también se deja seducir por marcas importantes y por gente conocida en el mundo como Giorgio Armani, en el selecto grupo se encontraban también el cantante Carlos Baute y su mujer Astrid y los duques de Alba, Cayetana y Alfonso, éste debutaba en el castillo del heredero al trono inglés.

Las fotos, se las recomiendo, hay que verlas, fina estampa, buena figura, como un catálogo de vestidos, accesorios, joyas, maquillaje y peinados a todo tren.

El Príncipe de Inglaterra, que lo es también de Escocia, recibió a sus benefactores con el buen humor que le caracteriza y vestido con el kilt escocés pues así lo marca el protocolo y además la casa real inglesa que ya tiene sus problemas con la casa real española por Gibraltar no está en disposición de ponerse de uñas con los escoceses que siempre reciben con aplausos a Isabel II.

Los maravillosos vestidos, todos de firma, las fotos, estupendas, ni un mal gesto, ni un peinado descuidado, ¿joyas?, claro, la mayoría de las invitadas se pusieron las que representa Isabel, es decir de Suárez, a excepción de Genoveva Casanova que llevó de Chocrón, es la imagen de esta casa, es un trabajo que hace, cobra por ello, como Isabel Preysler, ignoro si sus hijas, Tamara y Ana, cobran cada vez que posan con ellas o las llevan porque les gusta y además con esos trajes de paillettes y bordados preciosos es imposible dejar de lucir piedras preciosas, oro y diamantes.

Isabel que, desde hace muchos años hace muy bien su trabajo como modelo publicitaria, en la noche de Escocia representaba a Porcelanosa y lucía espléndida, un modelo en pedrería color nude de Elie Saab, su hija Ana llevada un vestido verde billar de Zuhair Murad, Tamara un diseño de Pronovias (es la imagen de vestidos de fiesta y por lo tanto cobra por ello), Genoveva Casanova un vestido color hueso bordado con un hombro al aire, también de Pronovias, y Astrid lució un diseño escotado en uve con vuelo en el bajo de color lavanda firmado por Andrew Gn.

Llevaban los bolsos de noche, llamados clutch, algunos firmados por Swarovsky, ignoro si alguna de estas celebridades es la imagen de la firma suiza, lamento mi lapsus, pero, bueno, como todo era para lucir quedaban muy bonitos.

Hagan números, para ir a una fiesta así hay que tener mucho cash (dinero), es decir mucho presupuesto, vestido, zapatos, joyas, peluquería, maquillaje, el viaje y algún que otro caprichito, no voy a dar números, me parece obsceno y más teniendo en cuenta que nadie de los personajes citados, los que llegaron a Escocia para brindar por el Castillo del Príncipe inglés, iban a trabajar, si, ¿acaso creen que esto no es un trabajo?, si, este viaje es un trabajo de Porcelanosa en la que ellos pagan una parte y Hola se encarga de promocionar de una forma bella, para soñar, repito, es una súper producción de la revista en combinación con muchos asuntos en los que se mezcla la promoción y el negocio. Todos los implicados en esta historia para no olvidar sacan tajada. Repasemos, el Príncipe Carlos tiene un Castillo en Escocia al que podrá sacar rendimiento como hotel y que le ha costado cero libras gracias a la colaboración de años con Porcelanosa, esta empresa paga a sus celebridades para que luzcan bien en esos bonitos parajes inmensamente verdes, con sus vestidos, con sus joyas, y los diseñadores que han sido escogidos por la persona que hace el estilismo han visto que un ángel les llegaba al salir en el Hola con unas modelos de espléndida figura. Ni las joyas han sido pagadas por nadie, ni los vestidos, ni los zapatos, ni los accesorios, tampoco el viaje que ha sido a todo tren, pues lo pagaban los de Porcelanosa que con este viaje quiere dar un toque principesco a su marca. Cero euros de coste para los personajes aparte del caché que cada uno cobre.

Es legal, la portada de esta semana de Hola es un acicate para todo el mundo, para muchos españoles que sueñan con tener un trabajo digno, un sueldo digno y ya no saben adonde mirar, porque si miran a Letizia, cada día están más convencidos de que no les gusta, porque la gente sencilla quiere que las princesas lo sean o pasan de ellas.

Por lo tanto los personajes elegantes, guapos, los que saben vestir, peinar y sonreír ahora, a mi manera de ver, tienen una labor social, seducir para hacer que la vida sea menos negra, aunque todo sea oropel y fantasía y al despertar nos encontremos con la pura y dura realidad de la vida cotidiana que no es como la pinta la revista Hola.

No, no me he olvidado de los Duques de Alba, la única persona que no llevaba nada prestado era Cayetana de Alba, fiel a sus modistos sevillanos de cabecera, Victorio& Lucchino, vistió un modelo de ellos, muy a su medida, de color morado con aplicaciones en las mangas y en el cuello, las mismas no sé si son mariposas o lazos, lo siento, pero el detalle a Cayetana le sienta bien, pues lo luce en pelo enredado que a ella tanto le gusta y se puso joyas de su casa, las de toda la vida, Cayetana, al menos en los vestidos y demás, no se vende.

Hablar de los caballeros es aburrido, en esta fiesta todos iban vestidos como si fueran camareros o pingüinos, lo siento por la estilista, entiendo que las mujeres lucen más, pero para otro momento espectacular habrá que ir pensando en ellos. Ni en las fotos consiguen deslumbrar al ramillete de damas recién salidas de la caja de regalos, de esos regalos que llegan en una caja de cartón, inmensa, con papel en el interior, mucho papel y un lazo de los grandes en un color chillón, como el rojo pasión. Ellas son las estrellas fulgurantes. Un “pessebre”, si, pero en estos tiempos también tenemos que distraernos. Otro día hablaré del photoshop.
Comentarios
Teresa Berengueras 17/jun/12    21:27 h.
Cristina Creixell 17/jun/12    14:22 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155

El mundo material es la escoria, el Más allá la realidad

El cuerpo del alma está constituido por una estructura de partículas

La epidemia de la desesperación

Un pueblo desesperado es un pueblo sin futuro

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris