Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna humo   -   Sección:   Opinión

Gibraltar español

La deshonra de España está en esos gobiernos incapaces que se dejaron tomar el pelo mientras el aeropuerto gibraltareño crecía sobre terreno español
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
domingo, 17 de junio de 2012, 07:29 h (CET)
Acaba de decir Gibraltar en la ONU (¿Pero Gibraltar puede hablar con voz propia en la ONU?) que nunca será español. Y a mí me importa muy poco, Gibraltar es una caca de mosca en los quinientos mil quilómetros cuadrados que mide España.

Empecemos por aclarar que los gibraltareños son poca cosa, apenas pintan nada en el mapa británico, imagínense en el mapa mundial. Nada de nada, no existen, no son nadie, no pintan nada.

No me pienso preocupar por ellos, si quieren ser españoles (¡como para serlo con la que está cayendo!) ya llegará el momento; si prefieren ser unos colonos británicos, mi enhorabuena, oiga. No pongo en ellos y en ese pequeño pedazo de terreno que nos robaron el honor de España. Ni la honra. Gibraltar no merece un solo muerto, no merece ni un solo dolor de cabeza.

La deshonra de España, ésa que le gustaba a Franco para tomarnos el pelo, no está en esas pequeñas cosas insignificantes y que no nos definen como nación; la deshonra de España está en esos gobiernos incapaces que se dejaron tomar el pelo mientras el aeropuerto gibraltareño crecía sobre terreno español; la deshonra de España está en seis millones de parados; nuestra deshonra está en esos tres o cuatro años de inactividad del gobierno que no se creyó la crisis, que bajó los brazos y que no reaccionó; la deshonra de España está en un Estado autonómico desproporcionado y al servicio de los partidos y de los políticos, no de los ciudadanos; la deshonra de España está en un presidente que habló catalán porque le convino cuando necesitó un puñado de votos; la deshonra de España está en esos socialistas que nos tocan la moral a los ciudadanos con la actual incapacidad de Rajoy mientras se olvidan de las colas delante de las oficinas del Inem que surgieron por obra y gracia de su líder, El Gran Inútil.

Que Gibraltar sea español no me quita el sueño, llevo toda la vida sin acordarme de sus ciudadanos a la hora de irme a la cama ¿por qué habría de acordarme ahora? Sí me quita el sueño la posibilidad de que Rajoy vuelva a subir el  IVA, vuelva a bajarme el sueldo, vuelva a retrasar mi jubilación; me quitan el sueño esos mineros que para defender sus derechos ocasionan accidentes de tren sin que nadie les desautorice; me quitan el sueño las declaraciones de sindicalistas (hermanos de los que colaboraron en el desfalco de las cajas de ahorros) llamando a la guerra de guerrillas; me quita el sueño que unos especuladores pongan en un brete a España… todo eso me quita el sueño y deshonra a España.

Deshonra a España que Kiko Rivera sea un personaje popular que gane más que el presidente del Gobierno, que tenga seguidores como los tienen Belén Esteban o Kiko Matamoros, que los españoles disfruten determinados programas de televisión, que la incultura popular sea mayor que un agujero negro, que una manera de promocionar a una mujer sea desnudarla en una revista o un anuncio…

¿Gibraltar español? ¿Y qué es eso de Gibraltar? ¿Por dónde cae?

Comentarios
Lainey 14/mar/13    13:52 h.
Char 13/mar/13    09:31 h.
Kaylin 12/mar/13    16:14 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris