Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El arte de la guerra   -   Sección:   Opinión

Sexo derechos e igualdad, democracia a ritmo de samba

Santi Benítez
Santi Benítez
domingo, 19 de junio de 2005, 22:55 h (CET)
El vicepresidente del Foro Español de la Familia, el que otrora fuese secretario de estado con el PP, Benigno Blanco, dijo en una rueda de prensa una frase que pasará a la historia junto a las muchas de otros Pírranos ilustres. La frase en cuestión fue “Yo no les niego el matrimonio a los homosexuales, son ellos los que no quieren casarse”. Le faltó rematarla con un “... con quien a mi me salga de los humildes”.

Todos los que han convocado la manifestación contra el matrimonio homosexual, y los que se han arrimado, que de todo ha habido, han dicho que esta no es contra los homosexuales, que es en defensa de la familia. Sin embargo, por definición, familia en un grupo de personas emparentadas entre si, sin discriminación de sexo u orientación sexual. Por lo tanto está claro que no es eso lo que defienden. El portavoz de la conferencia episcopal dice que la ley de matrimonios homosexuales rompe la figura jurídica del matrimonio. Extraño oír a un cura de rotura jurídica de la figura del matrimonio teniendo en cuenta que la iglesia no contempla como válido el matrimonio civil.

Ante todo ello no queda otro remedio que admitir que lo que estas buenas personas defienden es el matrimonio, para ser exactos, “su” visión del matrimonio. Aquí lo que se grita es que no se equipare la relación homosexual con la heterosexual.

Incluso nos trajeron a Jean Louis Thès para que nos hablara a todos del lobby homosexual. Que recuerdos me trajo de aquellos tiempos en los que tanto se hablaba en este país de la conspiración judeo-masónica. Aunque fue mejor que escuchar a Mercedes Coloma en televisión. A una pregunta sobre la adopción de niños por parte de parejas homosexuales la pobre mujer contestó, textualmente, “¿Y cuando esos niños crezcan y pregunten que qué es lo que les tiene que gustar a ellos, qué les responderán esa pareja de gays o lesbianas?”. Que vergüenza ajena me dan a veces mis compatriotas. Porque, vamos a ver, ¿Alguien le ha preguntado a sus padres por las personas que le tienen que gustar? Y llegado el hipotético e improbable caso de que esa pregunta se produjera, imagino que contestarían lo mismo que contestaría yo que soy heterosexual, “Cariño, a ti te puede gustar quien a ti te de la real gana. Esto es una puñetera democracia, y en ella no se discrimina a nadie por querer casarse con la persona a la que uno ama”.

A lo peor es que esta cortita mujer quiere dar a entender que un matrimonio homosexual inducirá a sus hijos a ser gays o lesbianas. Todavía me acuerdo de esta pobre mujer, hace ya tiempo en otro programa de televisión, definiendo la homosexualidad como una “desviación sexual” mientras defendía que podía ser tratada psiquiátricamente, todo ello sin perder la sonrisa ni el peinado, las dos cosas imagino que gracias a la laca.

Yo sigo en mis trece. Quiero pensar que este país es mucho más inteligente que todo esto, que los españoles saben respetar las opciones de otras personas, entenderlas y, por supuesto, defenderlas para que sean equiparadas en igualdad de oportunidades con las de todos. Aunque no sean las suyas. Nos encontramos en una extraña tesitura en estos momentos. La dicotomía social que ha generado la derecha con respecto a los derechos de las personas es insufrible. Y espero que los españoles la sepamos valorar en su justa medida, demostrándoles que en una democracia todos tenemos los mismos derechos, que lo que dice nuestra Constitución es cierto, aunque ellos no se lo crean.

Que quién le tiene que gustar... lo que hay que oír...

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris