Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisitianismo originario   -   Sección:   Opinión

Los proteccionistas fracasan siempre por causa de quienes se denominan “cristianos”

Vida Universal
miércoles, 13 de junio de 2012, 07:01 h (CET)
Las leyes de protección animal sólo sirven para tranquilizar la conciencia del pueblo, pero no sirven en absoluto para proteger a los animales. Mientras a los animales se les siga tratando como se les trata en la actualidad en una sociedad autodenominada «cristiana», las leyes de protección animal no valen para proteger realmente a los animales. Y mientras los animales no sean considerados como criaturas de Dios, no tienen ni la más mínima oportunidad de llevar a cabo una vida digna, porque la llamada sociedad cristiana carece en gran medida de una elevada educación ética y moral.

Las propuestas de ley de los proteccionistas fracasan siempre por culpa de los partidos que se llaman a sí mismos «cristianos», y que consideran suficiente la protección animal actual cimentada en la legalidad vigente. ¡Qué burla, qué cinismo, qué testimonio de pobreza espiritual la de las personas que piensan así! Si dedicamos un segundo a pensar en los millones de animales que se despellejan y descuartizan vivos o en la bestial e inhumana cría de animales de la ganadería intensiva, nos daremos cuenta de nuestra degradación como especie.

Por desgracia para los animales en los escaños parlamentarios se sientan representantes de un pueblo que en lo ético y lo moral está evidentemente muy degenerado espiritualmente, y que frecuentemente trae consigo su esquema católico, de hecho en los debates sólo aportan palabras vacías y huecas sobre la protección animal, un esquema católico que para los animales significa una autentica declaración de guerra.

Quien crea que las ideas del catecismo tienen poca influencia fuera de las iglesias en la actualidad, vive en una mentira, puesto que un buen número de políticos en toda Europa da buena cuenta de ello. Lo que no significa que dentro de la iglesia no haya personas respetuosas con los animales y la naturaleza y que por ese motivo sean incluso vegetarianos. Pero mientras perduren las doctrinas vinculantes de las iglesias que están contra la naturaleza y contra los animales, es decir, contra la vida que es Dios, y mientras el pueblo tenga que creer obligatoriamente y bajo amenaza de la condenación eterna en esas doctrinas, los verdaderos seguidores del Nazareno pondremos una y otra vez al descubierto las mentiras, las falsificaciones y las encubiertas trasgresiones de la ley divina, pronunciando y defendiendo abiertamente la Verdad.

Basado en el programa para televisión: “Los vegetarianos ¿herejes sin Dios?”
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris