Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Despachos de Guerra   Afganistán   -   Sección:   Opinión

Un cuerpo sólo es carne, y los Afganos lo saben

Amador Guallar
@AmadorGuallar
martes, 12 de junio de 2012, 07:16 h (CET)
La belleza y la perfección de ese concentrado de historia sagrada o hijo de la evolución, según como se mire. El cuerpo humano. Carne, músculo, hueso, piel, forma para un contenido único, pero prescindible. Afganistán es testimonio de este hecho, prueba de que la carne también se pudre en vida.

Treinta años de guerra y el reloj sigue en marcha. Violaciones, asesinatos, tanques rusos pasando por encima de aldeanos en el suelo formando un código de barras fatal, Talibanes matando a mujeres con piedras, colgando traidores a la causa, haciendo volar mercados y carreteras, Ministerios y embajadas.

Niños que mueren de hambre en invierno y en verano, mujeres que perecen en el parto porque el amo macho de la casa no deja que doctores fieles o infieles vean el rostro de su posesión moribunda. Soldados de fortuna reventados, soldados de naciones reventados, con los pies y manos amputados.

Civiles regurgitados por balas de ambos bandos, civiles que mueren de un simple resfriado, por una sencilla infección o por no poder pagar los 10 o 15 dólares en la farmacia donde venden copias de medicamentos caducados.

La muerte y el cuerpo en la tierra afgana. Un hecho diario. Desayuno, comida y cena. Rutina de un vida que según la OMS caduca a los 49 años en el caso de los hombres, y a los 43 para las mujeres. Y mientras tanto los Talibán insisten en que retrocediendo más la vida cristaliza mejor, como una metanfetamina que te arruga el cerebro hasta  creer que, aunque corta, la vida y su carne no pertenecen a este mundo.

El valor de la carne humana en la lejana tierra de Afganistán es un valor de mercado en recesión, una mala inversión incluso después de más de diez años de intervención Internacional. La muerte sigue victoriosa. Y la guerra… su curso económico en beneficio de unos pocos.

Y entonces pienso en esa oración devuelta a la palestra mediática gracias a Gerardo Herrero, gran cineasta español, y su magnífica y reciente obra ‘Silencio en la Nieve’, y de ahí al interior del combate pugilístico que sucede en la mente de los que vivimos en la vieja Bactria acostumbrados al horror y a la carne humana podrida.

Pienso en esa oración y sigo sin comprenderla mientras la murmuro antes de salir a las provincias donde la muerte está agazapada esperando detrás de cada esquina:

‘Mira que te mira Dios, mira que te está mirando, mira que vas a morir, mira que no sabes cuando’.

Amador Guallar Photo Web Site
Comentarios
charmingdate review 27/ago/12    11:07 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris