Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Internacional   China   -   Sección:   Opinión

Fantaseando “El Sueño Americano” en Mandarín

¡La ironía de ironías! Llevamos años acusando a los chinos de hurto en gran escala de nuestra propiedad intelectual con resultados predeciblemente inescrutables, claro está
Ben Tanosborn
martes, 12 de junio de 2012, 06:53 h (CET)
Ahora que aparentan poseer ese “sueño americano”, muchos dirían en cuerpo y alma, nos preguntamos si es hora de que nuestra embajada en Beijing presente a la dinastía de Mao Zedong – Mao Tse-tung para aquellos que todavía romanizamos Beijing llamándolo Pekín – con una queja en toda regla, de protocolo… pidiendo que se nos devuelva el Sueño o, por lo menos, que se nos anule un billón de dólares en deuda del 1,2 billón que EEUU les debe.

Un flamante billón por un concepto que ni es ni nunca ha sido patentable seria una ganancia inesperada y considerable, pero no suficiente para rescatar a nuestra sociedad de la desigualdad económica en que vivimos.  Y hasta que establezcamos cuales son las causas de esta caída libre en desigualdad, no encontraremos el anillo que nos abra el paracaídas y permita tocar tierra sanos y salvos.

Algunos llevamos predicando por años que el llamado “sueño americano” no es nada más que un mito.  Ronald Reagan, pregonado como el Gran Comunicador, articuló este mito con grande resultados en la mayoría de los ciudadanos que sentían ese orgullo en el país, mientras que al mismo tiempo divulgaba las ideas mas perversas en moralidad para una sociedad moderna: el culto a la desigualdad – resultado inevitable de esa llamada economía de filtración o chorreo, y el homenaje a la avaricia.  Por tres décadas es lo que hemos estado viviendo en EEUU: un crecimiento mórbido en desigualdad, o bien patrocinado o permitido por el liderazgo en la Casa Blanca siguiendo los pasos de Reagan: los dos Bush, padre e hijo; Bill Clinton; y ahora nuestro desinflado-salvador, Barack Obama.  La verdad sea dicha, los dos partidos que monopolizan la política de Norteamérica han estado alimentando al país con la Gran Mentira y el placebo-golosina del sueño americano.

No hace falta-a-decir, aquellos que hemos criticando tanto al establishment Demócrata como al Republicano se nos ha considerado como pájaros de mal agüero.  No importaba que las señales que apuntaban a la creciente separación entre ricos y pobres fuesen el plato de cada día.  Éramos críticos dentro de una sociedad sedada y cerebralmente lavada por un capitalismo rapaz que nos ponía en ridículo o, aun peor, nos vinculaba a una conducta antipatriótica y hasta traición.  Pero, finalmente, un profesor de Columbia (la universidad neoyorquina) y laureado Nobel, Joseph Stiglitz, corrobora lo que llevamos diciendo por años con su libro, El Precio de la Desigualdad: Como la Sociedad Dividida de Hoy Pone en Peligro Nuestro Futuro, que estadísticamente, y deduciblemente, confirma lo que para nosotros ha sido obvio… sin ningún poder clarividente.

Datos del ultimo censo (2010) y estadísticas que continuamente salen a la luz del día nos subrayan el estado de nuestra economía y lo que es aun mas importante, el status de nuestra sociedad.  Y los números son desalentadores: la mitad de la nación está o en la pobreza o acercándose a ella, y la distancia entre ricos y pobres se ha convertido en abismal.  No es solo la desigualdad en ingresos lo que ha creado este abismo, sino también la desigualdad en oportunidad.  La movilidad social ascendente que en un tiempo fuera el principio básico en una sociedad norteamericana cohesiva, casi no existe hoy día, debido en su mayor parte a una desigualdad de acceso a la educación y un sistema tributario que de forma obscena favorece a los que poseen capital sobre los que producen los productos y servicios en la nación.

Lo que encuentro notable en el libro de Stiglitz es la afirmación de que el nivel más alto en desigualdad entre los países industrializados lo tenemos nosotros, nuestra población orgullosa y bombardeada-con-mentiras, tanto en acceso a la educación como en la movilidad social ascendente.  De acuerdo con Stiglitz hemos ido de la vanguardia a la retaguardia en todos los aspectos de la desigualdad social y económica.  Esto es algo que al norteamericano ni le gusta leer ni oír, pero las conclusiones de este profesor, respaldadas con apropiadas estadísticas, no tienen como objetivo el reproche político o económico sino tan solo el traer a la superficie este problema para resolverlo antes de que EEUU se convierta en una sociedad de dos-clases, una economía del tercer mundo. Y esa advertencia no tiene nada de antipatriótica.

En un tiempo Norteamérica se destacaba como prototipo de país no solo en diversidad sino en oportunidad en el mayor mercado del mundo, algo que permitía a un gran numero de individuos el lograr éxito económico y ascenso social.  Desafortunadamente, en una economía global esto ya no es el caso, sin embargo tenemos otras economías emergentes, naciones ricas en recursos naturales y/o humanos, donde muchos individuos pueden ahora lograr ese éxito económico y ascenso social… lo que pudiéramos llamar su “sueño americano”.  Debemos sentirnos orgullosos de que se utilice en forma genérica este termino de “sueño americano” por brasileños, chinos, indios, rusos y otros.

Por supuesto, dejemos que esos pobladores de China que nos proveen una buena parte de los productos que usamos, fantaseen el lograr su “sueño americano”…  ya que son mas propensos en obtenerlo que los que vivimos en Estados Unidos.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris