Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Desde la crítica   -   Sección:   Opinión

Muros de cristal

Desde la crítica intelectual debemos reinventar los conceptos para que las redes virtuales no se conviertan en una moda pasajera y mueran por los prejuicios y etiquetas que las distorsionan
Abel Ros
@Abel_Ros
domingo, 10 de junio de 2012, 08:17 h (CET)

El producto de Mark Zuckerberg no ha sido bien acogido por  los molinos de los mercados. La desvirtualización de las relaciones y la recivilización del cara a cara vuelve a chocar con fuerza en las rocas de las orillas. Después de varios años en la cresta de la ola, las redes sociales han entrado en el estigma paulatino del hastío. La Tercera Revolución Tecnológica no ha conseguido despegar del tronco verde de la moda. La amistad sin el sonido de la risa y las lágrimas frías del amigo se convierte en burbujas de jabón destinadas a morir en los laberintos del aire.

En la España de Quevedo, dicen los interlineados de la historia, los hombres debatían y discutían en las tertulias de Madrid. En aquellas tabernas y cafés de la Hispania de ayer, el ruido de las palabras y el humo de las pipas envolvía a la razón entre los tonos graves de la nobleza, y las manos ásperas del plebeyo. La dialéctica entre la ostentación y la pobreza decoraban el discurso ideológico y social de un pueblo herido por un ejercito temido y a la vez derrotado. El contraste de realidades entre estirados y mendigos sembró los cultivos de una literatura satírica escondida detrás de las vergüenzas de la sociedad.

Las tertulias del pasado se han convertido en  los muros de cristal levantados por millones de perfiles conectados a través de los tentáculos de un discurso decadente que intenta suplir la descivilización del presente. Es precisamente, esta cárcel de amistad la que nos reprime y nos envuelve en una red social tejida con las agujas de la palabra  pero descosida por los perpuntes de la distancia. Decían los románticos del XIX  que la cercanía es la razón que mantiene encendida los troncos de la amistad. La lejanía de la presencia física del otro y la ruptura espacial del encuentro hace que los tejidos emocionales pierdan la cohesión al romperse las tejas del techo que los cobija.

Desde la crítica intelectual debemos reinventar los conceptos para que las redes virtuales no se conviertan en una moda pasajera y mueran por los prejuicios y etiquetas que las distorsionan. Gracias a Facebook, twitter y demás,  los humanos hemos encontrado un espacio para perpetuar la amistad en las esferas de la virtualidad. Desde el perfil que nos indentifica encontramos al viejo amigo que compartió pupitre en los caminos evaporados de la niñez. Desde el muro colgamos el testimonio de nuestra presencia para que las amistades perdidas por la ruptura de sus espacios causales encuentren en la pantalla la vacuna contra el olvido. Si no aprovechamos esta oportunidad, que nos brinda la posmodernidad, seguiremos siendo verdugos inconscientes de la amistad.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris