Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Glamour elitista

Las apariencias engañan pues a veces esconden a un ladrón de cuello blanco
Octavi Pereña
jueves, 7 de junio de 2012, 06:51 h (CET)
El periodista le pregunta a patricia Centeno, escritora especializada en moda:- ¿Qué político viste mejor? Respuesta: “¡Barack Obama! Un diez. Por como viste, la calidad de las telas, como las lleva, como se mueve… Sabe comportarse en cualquier situación. Siempre harmónico”. Víctor – M. Amela sigue preguntándole: “Es más importante que gobernar bien, ¿no? Contestación: ¡¡Alerta! La buena gestión política incluye el aspecto y el vestir: transmiten mensaje. Todo presidente representa a su pueblo: Debe hacerlo quedar bien aunque no diga nada”. A lo largo de la entrevista el periodista le dice: - A veces toca disfrazarse un poco. La réplica de Centeno: “Vístete por lo que quieres ser, no por lo que eres”…decía uno. Lo que cuenta es que seamos conscientes del poder de la imagen”.

En la Grecia clásica los actores cuando salían en el escenario lo hacían llevando una careta que representaba el personaje que interpretaban, se les llamaba hipócritas. De ahí viene que a los mentirosos, a los embaucadores que en las campañas electorales prometen lo que no piensan cumplir se les llame hipócritas. A pesar que el traje que lleven sea a medida confeccionado con tela de la mejor calidad, la corbata bien centrada y que cubra los botones de la camisa, el nudo bien hecho, Los gestos y ademanes meticulosamente estudiados para impactar a los espectadores. Se debe estar muy atento para no tragarse los engaños que pretenden esconder detrás del glamour que desprenden. Conozco dos refranes que nos alertan en contra de las apariencias externas: “Aunque se vista de seda, la mona mona se queda” y “el hábito no hace al monje”. A pesar que ambos adagios populares existen desde hace mucho tiempo y la experiencia ha sido muy amarga, todavía no hemos aprendido la lección y nos creemos lo que dicen los hipócritas pensando que esta vez va en serio.

He empleado la palabra glamour. El diccionario lo define: “Atractivo de una persona o cosa que provoca la admiración general”. La periodista Carmen Posadas aporta más luz al significado de la palabra: “El hecho es que esta palabra que consideramos sinónimo de satisfacción, elegancia y estilo, en su origen significaba algo ligeramente distinto. Según el Diccionario Inglés Universal de Oxford,glamour es la belleza mágica o ficticia de un objeto o persona, también falso, y como puede verse, la definición encaja perfectamente con el espejismo en el que hemos vivido en los últimos años”.

Los evangelios nos presentan a Juan el Bautista de manera nada glamorosa: “Estaba vestido de pelo de camello, y tenía un cinto de cuero alrededor de la cintura, y comía langostas y miel silvestre” (Marcos 1: 6). Refiriéndose a él Jesús dijo a sus oyentes: “¿Qué salasteis a ver? ¿A un hombre cubierto de vestiduras delicadas? He aquí, los que llevan vestidura preciosa y viven en deleites, en los palacios de los reyes están…Os digo que ente los nacidos de mujeres, no hay mayor profeta que Juan el Bautista…”(Lucas 7:25-28). Hoy, si se presentase un predicador vestido de manera tan estrafalaria como el Bautista pocas personas acudirían a escucharlo. El resto la mayoría , se perdería el aleccionador mensaje de Dios. En este sentido las apariencias también engañan.

Un fariseo invita a Jesús a almorzar en su casa. Cuando el Señor se reclina en la mesa siguiendo la costumbre de la época, el religioso “se extrañó de que no se hubiese lavado ritualmente antes de comer. Pero el Señor le dijo: Ahora bien, vosotros los fariseos limpiáis lo de fuera del vaso y del plato, pero por dentro estáis llenos de rapacidad y de maldad” (Lucas 11: 37-39). La apariencia piadosa del religioso escondía un corazón hipócrita y como a tales los denuncia Jesús.

El árbol se conoce por la calidad del fruto que da. Las palabras se las lleva el viento, las obras cerifican la calidad de los hechos de quien diserta.
Comentarios
hermes steve clemence 24/jun/14    09:49 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris