Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Manual para manifestantes con talante

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
jueves, 16 de junio de 2005, 23:07 h (CET)
Debido a los problemas que está habiendo últimamente con las manifestaciones a las que se suma el Partido Popular, habrá que elaborar un manual del talante para las manifestaciones. Y es que estos de la derecha no saben manifestarse.

En primer lugar, el atuendo: es fundamental no llevar ropa de marca. Los diez millones de multimillonarios que hay en España que hagan el favor de dejarla en el ropero de su mansión.

Que luego dicen los columnistas progres que las manifestaciones parecen la Pasarela Cibeles.

Las pieles de Elena Benarroch, los pendientes de Felipe González y la ropa de Adolfo Domínguez que lucen nuestros progresistas se permiten, por supuesto. Se admite también llevar la revista “Vogue” debajo del brazo. Y los “Manolos” de a un millón el par que tan bien luce nuestra ministra interplanetaria. Y los bolsos Calvin Klein que luce doña Pilar Manjón, la cual, por cierto, parece ser que comparte salón de belleza con la señora de Rodríguez.

Que ustedes vayan a las manifestaciones en vaqueros, con camiseta y alpargatas, no cuenta. Ni aunque las alpargatas sean por si tienen que correr delante de los “grises” de Alonso, esos que practican detenciones ilegales. Que ya sabemos que seguro que la camiseta es de la francesa marca Lacoste.

Ni qué decir tiene que si llevan ustedes “El País”, un libro de Chomsky, Michael Moore o Juan Luis Cebrián (el que fue Director de Informativos franquistas) bajo el brazo estarán empezando a ser unos manifestantes de pro. Y si encima comparten sus ideas, ya ni les cuento.

En segundo lugar los comportamientos: no se permite elevar la voz por encima de los dos decibelios. En caso contrario el Fiscal General del Estado considerará que está usted vociferando y por ello quedará justificada su detención ilegal, ya que pasará a formar inmediatamente parte de la categoría dictatorial de “sospechoso”. Ya saben, todos a hablar bajito, como si estuvieran en misa. Que de eso seguro que todos ustedes saben un montón, porque dicen los progres que son todos ustedes del Opus; esa institución cuyos miembros deben cenar niños por las noches. ¡Ay los prejuicios!

Sí está permitido, según parece ser –yo es que no lo entiendo, pero son cosas del talante-, entrar en El Corte Inglés al grito de “Más madera, es la guerra”, para apropiarse de un jamón. Quemar contenedores, McDonalds y esas cosas debe de ser pacifismo y justicia social.

También parece que no molesta demasiado que rodeen sedes de partidos políticos rivales o depositen toneladas de estiercol en su puerta. Eso sí, en silencio.

Hay una excepción a todo esto: pueden ustedes entrar pegando gritos tipo “asesino” contra Jose María Aznar en El Corte Inglés de Barcelona. Y luego pueden decir que son ustedes de las juventudes de ERC y mostrarse muy ufanos ante su muy democrática actuación.

En tercer lugar los lemas: tengan mucho cuidado de no ofender al negociador de Perpignan. Nada de gritar “Carod capullo, no queremos un hijo tuyo” o cosas similares. Nada de pancartas espontáneas tipo “Vosotros fascistas sois los terroristas” o “Vuestra guerra, nuestros muertos” ó “Aznar asesino”. Carod, o cómo se llame, se querellará.

En cuarto lugar: menos sonrisas, que están ustedes de manifestación, no de paseo. Nada de dejar la calle limpia. Nada de sonreir todo el camino o divertirse en una manifestación. Pongan cara de amargados. Que se note la opresión del Estado.

En quinto lugar: si ve usted a cualquier ministro socialista despistado entre la multitud, independientemente de que porte o no su propio equipo de televisión, aléjese de él aproximadamente cien metros. Todo aquél que se encuentre dentro de dicho radio de acción-detención podrá ser objeto de acusaciones falsas.

En sexto lugar: no haga usted caso de estas recomendaciones. Vaya a las manifestaciones legales que le de la real gana y vestido como le de la real gana. Eso sí, por favor, sin actuar como un pacifista demócrata de esos que en realidad son unos vándalos marxistas.

Porque la calle, es de todos. Y si les molestá, café.

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris