Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Salamanca: botín de guerra

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
jueves, 16 de junio de 2005, 23:07 h (CET)
Las alas de esa ave carroñera que esa la gaviota azul son alargadas, como la sombra del ciprés de ese buena castellano que es Delibes, y estas últimas semanas acogen, cada sábado, a las huestes del Partido Popular que han redescubierto que la calle vuelve a ser suya, si es que alguna vez dejó de serlo, como decía en 1976 su presidente fundador Sr. Fraga Iribarne, aunque ahora sin tiros al aire que siempre mataban a un estudiante o un obrero. La política del autobús y el bocadillo para todos ya la practicaron sus padres, abuelos e incluso algunos de ellos en aquellas manifestaciones que terminaban en la plaza de Oriente donde un generalito infiel a los juramentos de lealtad a la Republica les arengaba contra rojos y masones. Han hecho de la mentira su principal bandera y así primero fueron contra un supuesto pacto del gobierno con ETA, el pasado sábado la excusa fue los papeles de Salamanca y el sábado que viene llenaran las calles de Madrid- ahora además de con autobuses con aviones fletados desde Baleares y Canarias- para arrojar todo su odio y rabia contra los maricones, como a ellos les gusta llamar a los homosexuales. Se envuelven con la bandera roja y gualda, monopolizan la palabra España y se lanzan a la calle con algunas pancartas y eslóganes que vuelven a dar escalofríos.

El pasado sábado la ciudad de Salamanca se llenó de manifestantes, quiero creer que muchos desconocedores de la verdad y, quizás, con la mejor voluntad, para reclamar que no saliera ni un solo documento del Archivo de Salamanca. Pero los que encabezaban la pancarta si que eran conocedores de lo que se había aprobado en las Cortes por la mayoría de los representantes del pueblo español. La señora Aguirre en 1996 siendo ministra de Cultura dijo en unas declaraciones que veía “lógico” que los documentos que las tropas fascistas, perdón quise escribir franquistas, habían arrebatado a un Gobierno legitimo, como era el catalán en aquel entonces, volvieran a Cataluña. Y ahora estaba presidiendo una manifestación para pedir lo contrario. El Sr. Fraga que no estaba en la manifestación por estar viviendo intensamente la que, tal vez sea su más amarga campaña electoral, en 1980 siendo portavoz de Coalición Democrática pidió por escrito la devolución de dichos documentos, y el Sr. Camps presidente “popular” de la Comunidad Valenciana en el 2.,003 dio su voto afirmativo, junto con todos los diputados de las Cortes valencianas, para que los documentos expoliados al País Valenciano volvieran a estas tierras. Y mientras Piqué, desde Cataluña, piensa que con amigos como los que tiene en la calle Génova no le hacen falta enemigos.

Y todo este guirigay se ha montado tan sólo por un 3% de los documentos existentes en el archivo y que en muchos casos son de propiedad particular como las bibliotecas de Rovira y Virgili y de Jaume Aiguadé alcalde de Barcelona en tiempos republicanos. Pero a poco que rasquemos nos damos cuenta que los gritos y eslóganes que llenaron esa bonita Plaza Mayor de Salamanca tenían poco a ver con los tan traídos y llevados “papeles”. Allí se hizo una manifestación por la unidad de España. Muy poco faltó para volver a escuchar aquellos gritos de rigor que de pequeño me hacían gritar en la escuela después de cantar el preceptivo “Cara al Sol”. Una, Grande, y Libre no resonaron en Salamanca aunque estuvieran incrustados en muchos espíritus. Pero volvieron a aparecer los “paredones” y ataúdes con el nombre de Carod-Rovira que, a pesar de sus últimas salidas de tono, se ha convertido en la bestia negra del españolismo más recalcitrante.

Llamemos a las cosas por su nombre. La inmensa mayoría de los “papeles” de Salamanca son fruto de un expolio ilegal. Son un botín de guerra de los vencedores que ahora se niegan a devolverlos a sus legítimos propietarios. Sirvieron, en más de una ocasión, para denunciar e incluso ejecutar a personas “no leales al Régimen”. Se nos dijo que con la transición habían quedado enterradas las dos Españas. Pues va a ser que no, al parecer una de las Españas quiere seguir manteniendo los privilegios que tuvo durante tantos años monopolizando el derecho a sentirse español. Machado escribió aquello de “españolito que vienes al mundo, te guarde Dios, una de las dos Españas ha de helarte el corazón”. Ahora ya sé cual es la que quiere helar mi corazón lanzándome a las tinieblas donde no habrá esperanza y todo será crujir de dientes.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris