Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El arte de la guerra   -   Sección:   Opinión

Izquierdas y derechas

Santi Benítez
Santi Benítez
jueves, 16 de junio de 2005, 01:16 h (CET)
Si alguien entrara en casa de nuestros padres, los asesinara y robara sus pertenencias, ¿Qué pediríamos a la justicia en un Estado de Derecho? Posiblemente, en primer lugar, pidiéramos que los responsables pagaran por sus crímenes, y, en segundo lugar, que, si es posible, se devuelvan las pertenencias robadas.

En este país ha sido imposible llevar ante la justicia a los responsables del sangriento golpe de estado de 1936, y mucho menos a los asesinos responsables de la represión que costó la vida a 200.000 personas, en su gran mayoría muertos de un tiro en la nuca sin juicio previo y abandonados en cunetas y fosas comunes. Todo ello en aras de una transición pacífica, desde un régimen dictatorial a la democracia que todos disfrutamos hoy día. Hemos tenido transición pacífica, pero está demostrado que hemos perdido memoria histórica. Pareciera que esos asesinados jamás hayan existido.

Durante dicha represión franquista no sólo se asesinaba, también se expoliaba el patrimonio de los asesinados. Sobre todo su correspondencia, sus bibliotecas, sus fotos. Es sencillo de entender. Si el asesinado tenía correspondencia con otra persona, si se fotografiaba con otra persona, es porque esa persona también era susceptible de ser asesinada, o como mínimo interrogada. Recordemos que toda una generación de intelectuales desapareció en fosas comunes o en el exilio.

Con posterioridad, esa correspondencia, las fotos, los escritos de los asesinados, han pasado al Archivo Histórico de Salamanca. Pero es que todo eso tiene dueño moral e histórico: los familiares de los asesinados. Y esto es innegable, por mucho golpe de pecho que se diera Acebes el otro día en la manifestación, por muchas personas que intervinieran en ella. Esto es innegable. No es que exista una deuda del gobierno con nadie, eso es demagogia, y lo siento por la encuesta de este diario en el que escribo, lo que existe es una deuda histórica y moral del estado democrático en el cual vivimos con los familiares de las víctimas. ¿O es que unas víctimas valen más que otras? Porque después de haber leído lo que sigue no sería de extrañar que viniera alguien, lo dijera y así nos echamos unas risas.

No sé si los medios de comunicación que dicen que a este tipo de manifestaciones acude la ultraderecha tienen sus raíces en el franquismo, pero que alguien diga que una manifestación en la que pueden verse banderas con el aguilucho agarrando flechitas y yugos o que se pida mandar gente al paredón no tiene tufo a reunión de descerebrados coreando el cara al sol, pues suena a chiste. Hay quien dice que a estas manifestaciones han ido gente corriente, de izquierdas y de derechas, tanto a la de Salamanca, por el archivo histórico, como a la de Madrid, de la AVT. Es posible, pero desde luego, si yo, siendo como soy de izquierdas, me encontrara metido en una manifestación en la que se vieran las banderas de los asesinos de 200.000 personas... como mínimo saldría corriendo. Pero veo que no es el caso de la persona que dijo lo de los medios de comunicación.

Tampoco ha sido el caso del PP. No sólo no ha salido corriendo, es que se ha subido al carro de los herederos de los asesinos sin ponerse siquiera rojos (claro que si se pusieran rojos habría quien lo tomaría a chota). Alguien dijo hace poco que definir lo que es ahora la izquierda da bochorno. Yo no lo creo. Creo que el Presidente Zapatero, aunque no es santo de mi devoción, lo está haciendo bastante bien. Pero es que de siempre, no de ahora, definir lo que es la derecha en este país siempre ha dado asco y es históricamente insultante. Esa es la diferencia. Y, bajo mi punto de vista y la de millones de votantes, es una gran diferencia. Puede que para unos manifestantes no, pero es que la gran mayoría de los ciudadanos no enarbolan banderas de asesinos.

Derecha liberal... Lo que hay que oír...

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris