Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El espectador   -   Sección:   Opinión

ZP, cuadro clínico

Jorge Hernández

jueves, 16 de junio de 2005, 01:16 h (CET)
Lo peor que le puede ocurrir a un presidente del gobierno es que existan hemerotecas. Echar una vista atrás a declaraciones de ZP provoca entre terror y lástima. El cuadro clínico del presidente del Gobierno. Empieza a cundir la preocupación. En febrero se le diagnosticó una epífora: “Si queremos actuar juntos debemos decidir juntos” dijo el honorable estadista. Aunque se le recomendó tratamiento, los facultativos no le prestaron demasiada importancia. Se le recomendó, eso sí, un control rutinario de la evacuación.

La semana pasada sin ir más lejos, sin embargo, hubo de ser tratado de urgencia en Bruselas: “Si vivimos juntos, juntos debemos decidir”. Los médicos arrugaron el ceño. Se trataba de otra figura de repetición de miembros iguales, aunque en el primer caso la repetición era a distancia y en el segundo —y esto es lo que más preocupaba a los facultativos por la posibilidad de un virus mutante— contigua. La anamnesis realizada por los doctores belgas reveló más datos ocultos. Al parecer en una reunión reciente del Comité Federal el paciente volvió a presentar trastornos epifóricos en medio de una agria discusión sobre el futuro de la organización del Estado:
“Los ciudadanos están tranquilos porque su presidente está tranquilo”. Y lo que fue mucho peor. Según relataba, aunque con un punto de incoherencia, el mismo paciente, poco rato después proclamó: “Los miembros de la Ejecutiva están tranquilos porque Juan Carlos está nervioso”. Juan Carlos era su compañero Rodríguez Ibarra, precisó el paciente. Aún hoy los médicos no saben interpretar con precisión el nuevo abceso. Evidentemente delataba la conocida presencia de una epífora, pero compatible, y esto era lo más preocupante, con una antítesis, lo que suponía la extensión del problema del ámbito de la dicción al pensamiento.

A pesar de todo los médicos autorizaron el retorno del presidente a casa, aunque con un exhaustivo informe para sus facultativos locales, dirigido a Miguel Barroso. Probablemente no dio tiempo siquiera a aplicarlo. El presidente, para honda aflicción de sus allegados, dijo, y en pleno Congreso al día siguiente: “Izquierda Unida está contenta con el referéndum, luego yo estoy incluso más contento porque todos estamos contentos.” La progresión de la enfermedad ya no dejaba lugar a dudas. Forzados por los medios de comunicación, los facultativos emitieron a última hora de la noche un parte
sombrío: “Repetición y clímax ascendente”. Cualquier versado en la jerga abstrusa sabe lo que hay detrás de estas palabras. Sólo aguarda un último escalón. “Repetición y clímax descendente”. Es decir, el final profetizado en los términos que estableció Góngora:

“En tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada"

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris