Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Bromas aparte   -   Sección:   Opinión

España en juego

Ezequiel Estebo
Redacción
martes, 14 de junio de 2005, 22:49 h (CET)
Quizás suene un poco extremista, pero lo cierto es que en este preciso instante los protagonistas de la historia se están jugando España usándonos a los ciudadanos como peones.

Unos por codicia, otros por ineptitud y otros por inconsciencia. La codicia es de quienes no aman España y por tanto, sólo miran por sus intereses; la ineptitud es de quienes arrastrados por la codicia del poder no son capaces de conducir la nave y ésta les lleva a terrenos pantanos en los que están apratados y no saben salir; y la inconsciencia, de quienes por ingenuidad o complejos no superados no son capaces de encarar la realidad con firmeza y decir en claro castellano lo que el sentido común ya le ha dicho al pueblo llano hace tiempo: Que España está en venta, y la comprará el mejor postor.

Lo malo es que como en todo sistema capitalista en el que no existan unas normas, los postores que más fuerte puedan pujar serán los que salgan ganando, con independencia de lo que más convenga a la propia interesada. Y es más bien evidente que la interesada pasaría más pronto que tarde a mejor vida si se la deja en manos de sus postores.

Es terrible ver cómo en el siglo XXI aún parece que muchos pueblos no han aprendido a convivir. Después de milenios de guerras y enfrentamientos, algunos aún no han aprendido nada. Siguen las consignas de las tribus de la prehistoria de la ley del más fuerte y de prosperar en un sentido gregario de grupo reducido. De algún modo, parece como si el concepto de desarrollo sostenible que tanto se ha impuesto en el marco de la economía referido a la conservación del medioambiente no hubiera llegado a estas personas.

Uno de los principios básicos de la prosperidad lo leí magistralmente resumido hace algunos años en una camiseta de una conocida organización humanitaria. Rezaba: "Si quieres la paz, defiende la justicia". Lo que es justo ayuda a preservar la paz y la paz es la base de la construcción y la prosperidad de los pueblos. No puede haber paz sin justicia y no puede prosperar un pueblo si el vecino no prospera porque antes o después el vecino reclamará justicia. Es un círculo cerrado, y está tan claramente definido que no admite ambigüedades, ni salvedades. Una regla sin excepciones; ya que como todo el mundo sabe también hay reglas sin excepciones tal como marca la propia frase universal. (Toda regla tiene su excepción, - y esta también, como no podría ser de otro modo).

Y esto es lo que hace totalmente ridículo que a estas alturas de la historia nos encontremos con autodenominados pueblos en el nombre de viejos rencores que no son ni des este siglo, a veces ni del anterior, y que no pertenecen a nuestro mundo; sino a mundos pasados, a historias pasadas y a recuerdos inexistentes, porque nadie hay hoy que pueda realmente recordarlos.

En nombre de esas viejas historias de marcas de cicatrices que un día fueron heridas, se erigen autodenominados intelectuales y toda una suerte de ejército de inconformistas que reivindican lo que si alguna vez llegó a ser legítimo reivindicar hoy es sólo irrisorio.

Si en Galicia gana el domingo el PSdG, el sr. Rodríguez estará más vendido que nunca a las exigencias de los compradores. En Cataluña, el 3% del Carmel y el estatuto. En el País Vasco, donde también está vendido, diálogo con los terroristas. ¿Y en Galicia? Si el PSdG gana el PSOE perderá el poco huelgo que le queda de control del país y entonces sí que veo el mapa de España dibujado sin las Vascongadas y sin Cataluña antes del 2008 y con Galicia preparando maletas.

En realidad, el próximo domingo se juega España en el tablero de las elecciones gallegas. Es un juego apasionante, sin duda, pero muy caro saldría perder la partida.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris