Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El Consueta   -   Sección:   Opinión

Otra vez la muerte en el lenguaje de la calle

Félix Población
Redacción
martes, 14 de junio de 2005, 22:49 h (CET)
¿Cuánto hace que no se proferían amenazas de muerte en una manifestación legalmente convocada en nuestro país? Tendríamos que remontarnos a la primera transición, cuando los restos del franquismo se resistían a ser desalojados de la historia. Todos recordamos que de esas soflamas amenazadoras no se libró ni el entonces presidente del gobierno, el muy digno forjador de nuestra democracia don Adolfo Suárez, ni el mismísimo cardenal Tarancón.

Pues bien, en la masiva convocatoria de Salamanca del pasado sábado, treinta años después, y como si España no hubiese recorrido un intenso y meritorio camino en pro de sus libertades, algunos grupúsculos de manifestantes -no tan minoritarios como cabría suponer- alardearon de ese mismo tipo de taras, totalmente injustificables y bochornosas para el partido político que organizó y lideró a la muchedumbre, máxime si ese partido representa al amplio sector ciudadano de la oposición política.

Está en su derecho el señor Carod Rovira, presidente de ERC, a denunciar al Partido Popular por las intolerables amenazas voceadas y escritas contra su vida y persona por algunas pandas de energúmenos en Salamanca. Don Josep Lluís no ha podido resistirse, sin embargo, a echar un poco más de leña al fuego aprovechando la oportunidad de celebrar un mitin con motivo de la fiesta de su partido. Es lo malo de los nacionalismos, que por una chispa se incendian y hacen el juego al nacionalismo de enfrente.

No creo que la manifestación de Salamanca promovida por el PP represente un punto sin retorno de la derecha más reaccionaria, ni que sea un baremo de la hostilidad, racismo y xenofobia hacia Cataluña. Personalmente confío más en el despertar no lejano de la derecha civilizada, acallada ahora por la nefasta herencia de resentimiento del protagonismo aznarí y sus peones de brega.

En cuanto a las fobias anticatalanistas, no pienso que sus rabiosos instigadores mediáticos incrementen mucho más su audiencia, aunque sí estimo que les corresponde a quienes les pagan no facilitar o reprimir ese histerismo. La católica iglesia no debería olvidar, por doctrina y memoria histórica, aquellas condenas verbales de la primera transición contra su más significada figura, equivalentes a las propaladas ahora contra Carod en Salamanca.

____________________

Visita el Blog de Félix Población en Diariodelaire.blogspot.com

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris