Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Baloncesto
Etiquetas:   LIGA ENDESA / SEMIFINALES  

El Real Madrid se reivindica con Velickovic (73-64)

La eliminatoria, con destino a Vitoria, se equilibra tras una segunda parte para enmarcar del alero balcánico (16 puntos)
Rafael Merino
@RM_rafamerino
sábado, 26 de mayo de 2012, 20:48 h (CET)
FICHA TÉCNICA
73 - Real Madrid: Llull (16), Suárez (10), Singler (7), Velickovic (16) y Begic (2) -quinteto titular- Reyes (4), Pocius (0), Carroll (9), Mirotic (-), Tomic (6), Jorge Sanz (-) y Sergio Rodríguez (3).
64 - Caja Laboral: Prigioni (0), San Emeterio (10), Nemanja Bjelica (16), Milko Bjelica (1) y Lampe (3)-quinteto inicial- Pau Ribas (4), Heurtel (0), Van Oostrum (-), Oleson (14), Colbarro (-) y Teletovic (16).
Parciales: 13-20, 18-11, 23-16, 19-17.
Árbitros: Hierrezuelo, García Ortíz y Martínez Díez.
Incidencias: Segundo encuentro correspondiente a la serie de semifinales de los ‘play-off’ de la Liga Endesa, disputado en el Palacio de los Deportes (Madrid) ante 8.262 espectadores.

El orgullo nunca abandona al Real Madrid. Hubo momentos francamente críticos, muy cuesta arriba en estas semifinales, alejándose de sus manos. Este grupo, sin embargo, ha demostrado tener suficiente carácter como para superar esos momentos terminales y acabar ganando cuando no hay otras opciones. No sólo se reivindicó sino que mandó un mensaje a Caja Laboral. No están muertos. Pueden ganarles en cualquier circunstancia. Lo deberán hacer ahora en campo contrario, en Vitoria, adonde se marcha esta serie de semifinales.

 

El orgullo nunca abandona al Real Madrid. Hubo momentos francamente críticos, muy cuesta arriba en estas semifinales, alejándose de sus manos. Este grupo, sin embargo, ha demostrado tener suficiente carácter como para superar esos momentos terminales y acabar ganando cuando no hay otras opciones. No sólo se reivindicó sino que mandó un mensaje a Caja Laboral. No están muertos. Pueden ganarles en cualquier circunstancia. Lo deberán hacer ahora en campo contrario, en Vitoria, adonde se marcha esta serie de semifinales.

 

Se plantó en zona de triples, solicitó el balón como si fuera el último que tocaría en su vida y ejecutó un triple sobresaliente antes de alzar los brazos al cielo y comprobar como el Palacio de los Deportes entraba en estasis. El Real Madrid reafirmaba, con esa canasta, sus diez puntos de ventaja sobre Caja Laboral cuando se alcanzaba el ecuador del último cuarto (65-55). No sólo eso. El protagonista de la canasta redondeaba así una actuación magnífica con 16 puntos tras el descanso. No sólo era anotación. Luchó, capturó rebotes, ayudó, asistió… Estaba disfrutando del baloncesto después de muchas semanas de amargura. Velickovic está de vuelta. Falta por comprobarse si ha vuelto para siempre o se trata de un retorno esporádico.

 

Al balcánico le cuesta adquirir el tono físico, pero cuando lo adquiere se convierte en una pieza indispensable en este equipo, máxime cuando Mirotic aún no está recuperado para ayudar (aunque ya se vistiera de corto). Su actuación fue determinante en el segundo tiempo, especialmente durante el tercer cuarto, donde anotó diez puntos prácticamente consecutivos, donde sus acciones encendieron la mecha ganadora del equipo: de un 36-40 se pasó a un 46-40 y se terminó, unos minutos después, en un 54-47. Los méritos no deben recaer sólo en el balcánico. Sus compañeros estuvieron muy centrados en defensa, cerrando vías de anotación a Caja Laboral y dominando el rebote. Esto fue clave. Les permitió correr. Y ya se sabe qué pasa cuando este grupo entra en combustión: son imparables.

 

Del miedo a la sonrisa

Caja Laboral, poco después de ese triple de Velickovic, comprobó que debía centrarse en Vitoria, donde contará con el factor ambiente a su favor. Porque Llull aupó al Real Madrid con 12 arriba (67-55) tras finalizar su jugada favorita: robo de balón, contragolpe y mate. Llull había descubierto esas rendijas de la velocidad. Estaba como pez en el agua. Luego, el marcador se equilibró en cuanto a las distancias, pero el Real Madrid había demostrado qué sabe encontrar atajos a los problemas que les plantea Ivanovic.

 

Porque el técnico balcánico hizo lo mismo que en el primer encuentro: evitar como fuera que el cuadro blanco tuviera velocidad en su juego. Lo hizo hasta que perdió su superioridad en el rebote y sus hombres empezaron a no moverse como un conjunto coral, a sobrevivir a base de individualidades. Y también porque Lampe no fue Lampe. Esto ocurrió en el tercer cuarto (31-20 en rebotes). No sólo ahí. También durante el primer cuarto. Dejaron con vida al Real Madrid, muy timorato e indolente en el comienzo, como recordando acontecimientos tristes del pasado más reciente. El trago fue amargo (13-20), pero ese orgullo nunca les abandona. Se reivindicaron con una gran segunda parte. Lo mismo hizo Velickovic.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Pau Gasol, ¿a los Lakers con su hermano Marc?

Después del fichaje de Marc Gasol por Los Ángeles Lakers, los rumores sobre la vuelta de su hermano Pau al equipo no han parado de crecer

Todo preparado en Orlando para el regreso de la NBA

El 30 de julio se reanudará la competición en la liga de baloncesto más popular del mundo

Betis: hasta donde pudo y le dejaron (65-84)

Real Madrid, Iberostar y Barça no bajan el ritmo en liga

Los de Pablo Laso siguen mostrando una cara intratable en liga, que no se contagia de la mala forma en Euroliga

La Euroliga concede la victoria por 20-0 a Baskonia y Valencia Basket en sus duelos cancelados con el Zenit

Los beneficiados son dos de los cuatro equipos españoles enrolados en la máxima competición europea.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris