Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Opinión
Etiquetas:   La columna vertebral  

El patio europeo

Nuria Peláez
Redacción
lunes, 13 de junio de 2005, 22:50 h (CET)
El panorama político de la Unión Europea se ha convertido en un patio de colegio donde los niños más espabilados intentan robar el bocata del recreo a los demás. Como si de un juego infantil se tratara, los máximos dirigentes de los países más “desarrollados” de Europa tiran en sentidos opuestos de una cuerda que amenaza con romperse.

En una situación tensa, donde el NO de Francia y Holanda ha puesto en peligro la unidad europea, y a pocos días de la celebración de la gran cumbre, los estados miembros se dedican más a defender sus intereses económicos que a debatir y buscar una salida para el maltrecho texto constitucional.

Los ingleses, con Tony Blair a la cabeza, no quieren perder su “cheque”; los franceses se quejan de la actitud británica pero tampoco quieren hablar de descongelar las ayudas agrarias y España sostiene que cada vez pone más dinero por lo que se tendrían que tener más en cuenta sus reivindicaciones históricas. Al mismo tiempo, desde una esquina del patio, los nuevos colegiales de esta particular guardería (los recién incorporados países de Europa del Este) contemplan perplejos este tira y afloja y reclaman su derecho a ser tenidos en cuenta en el reparto del pastel.

En todo caso, ya es hora de que los “civilizados” representantes europeos dejen de lado sus batas escolares e inicien un juego de equipo que les haga avanzar juntos en una sola dirección.

Noticias relacionadas

Una economía plenamente solidaria

Hoy se requiere una fuerza copartícipe mundializada, donde todo individuo se sienta responsable de los demás, y cada cual sea honesto consigo mismo

Operación serrín y estiércol en el Congreso de los Diputados

Ni azar ni nervios descontrolados

Cuando no hay espacio para más y aun así… nos apretamos

Es realmente emotivo, y posiblemente recuerdes durante años la mirada del perro cuando le pusiste la correa

Tararí, tararí, periodo electoral

¡Qué destructivo es la suma del orgullo, vanidad, egolatría e incultura!

La esencia del protocolo es su oficialidad

La comercialización y el uso abusivo del término desvirtúan su significado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris