Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   -   Sección:   Opinión

Las políticas catalanas de Rajoy

El conflicto catalán ha sido creado y alimentado por Rajoy ¿Se le ha ido de las manos o es un instrumento de sus “políticas”?
Carlos Ortiz de Zárate
domingo, 17 de septiembre de 2017, 07:55 h (CET)
El modelo territorial que padecemos tiene gancho en las urnas, especialmente para el PP. No sería un disparate pensar que alguien viera ganancias en que el PP votara en contra, en flagrante minoría, al Estatut aprobado en el Parlament, el 30 de septiembre de 2005.

También se puede aceptar que se considerara electoralmente rentable el show que siguió: el 2 de noviembre los diputados del PP fueron los únicos que rechazaron en el Parlamento español la toma en consideración del documento del Parlement, en la misma fecha, el partido entones en la oposición, puso un recurso a la tramitación, ante el TC. El Alto tribunal desestimó el recurso en marzo de 2006.

Para entonces ya Rajoy se había echado al monte: en enero inició una recogida de firmas para pedir un referéndum estatal sobre la forma de tratar el Estatut en el Parlamento. . Un partido “constitucionalista” negaba la eficacia del TC. Es grave.

La “travesura” logró descafeinar el texto y complicar las negociaciones del gobierno de Zapatero con los partidos catalanes. Así y todo, el Estatut fue aprobado por el Congreso, el 30 de marzo. Rajoy consiguió que ERC y EA se sumaran a su voto en contra. Los soberanistas mostraban su disconformidad con los recortes obtenidos por la presión del PP.

No parece muy constitucionalista el resto de actuaciones del parido del actual gobierno:

El 25 de abril presentó en el Congreso cuatro millones de firmas que apoyaban su petición de referéndum nacional para paralizar la tramitación parlamentaria objeto del recurso desestimado por el TC.

El 31 de julio, cuando ya el Estatuto había sido aprobado por el Congreso y por un referéndum en Catalunya, el PP lo impugnó ante el TC. Difícil de comprender cuando ya el Alto Tribunal había desestimado su recurso contra el procedimiento de tramitación parlamentaria.

Los argumentos del PP carecían de consistencia: no aceptaba en el Estatut competencias que sus diputados habían aceptado en los de otras Comunidades Autónomas. Así lo hizo saber la Abogacía del Estado: https://elpais.com/diario/2007/07/05/espana/1183586424_850215.html

Lo más grave es que la “pataleta” abrió la puerta a las recusaciones de miembros del TC: https://elpais.com/elpais/2010/06/22/actualidad/1277194637_850215.html ,hasta el punto que el 29 de abril de 2010: “El Parlamento aprueba una resolución que pide renovar el TC, que se declare incompetente con el Estatut y, vía Senado, reformar la ley del Tribunal”.

El empecinamiento del PP contra el Estatut de 2006 ha alcanzado logros:

-Obtner mayoría absoluta en las elecciones del 20 N de 2011

-Desacreditar los instrumentos de control del Estado de Derecho.

-Hacer salir a ERC del Tripartito

-Empujar a los soberanistas a optar por la independencia.

La última encuesta publicada sobre la intención de voto: http://www.eldiario.es/politica/crisis-Catalunya-afecta-intencion-partidos_0_686632034.html indica algunos resultados interesantes:

-El Partido Popular modera su caída y pierde en un mes 0,2 puntos: obtendría ahora el 30,9% de los votos y entre 129 y 132 escaños.

Los únicos cambios destacables en relación a Catalunya son los que afectan al trasvase de voto que mes a mes se ha ido produciendo entre las formaciones de aquella comunidad autónoma. Con respecto a las elecciones de junio es llamativo el ascenso de ERC. Tendría ahora el 2,9% de los votos y entre 10 y 11 escaños en el Congreso, frente a los 9 de los que disponen en la actualidad. En el lado contrario se sitúa el PDCat, a quien Celeste-tel otorga una intención de voto del 1,3% y entre cuatro y cinco escaños, frente a los ocho con los que cuentan ahora.

-También es llamativo el análisis de evolución en torno a En Comú Podem. La confluencia liderada por Xavier Domènech es el único de los socios de Podemos que sube desde las elecciones de junio. Mientras Unidos Podemos, En Marea y A la valenciana –Compromís, Podemos, EU– se han anotado descensos mes a mes, la marca catalana se sitúa ahora en el 3,7%, con posibilidad de obtener 13 escaños, uno más que en las pasadas elecciones generales.

¿Era eso lo que quería el PP?
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977

Cataluña a la deriva (II)

La enajenación colectiva

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris