Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Al borde del precipicio   -   Sección:  

Mercadeo hasta el límite

Antonio Valencia
Antonio Valencia
domingo, 12 de junio de 2005, 12:15 h (CET)
El desarrollo de las negociaciones para la retransmisión por televisión de la final de la Copa del Rey, que finalmente corresponderá a Tele 5, Canal Sur y Euskal Telebista, debe hacernos reflexionar sobre la manera en que se gestionan determinados derechos televisivos en el fútbol español.

Resulta que la Federación Española de Fútbol, con la intención de obtener más dinero por las competiciones que ella organiza (Copa del Rey y
Supercopa) vendió los derechos de retransmisión de la final del primer torneo y de los dos partidos del segundo a una empresa privada por un periodo de cinco años. La idea no parece mala a priori, pero existen un par de aspectos que la convierten en desastrosa.

En primer lugar, el hecho de vender los derechos por cinco años implicaba que, en el caso de que Ángel María Villar, que es en último término quien autoriza la operación, no hubiese sido reelegido, su sucesor tendría que "tragar" con un contrato que tal vez (y esto es sólo una hipótesis) nunca hubiese firmado. No se entiende por qué no se firmó un contrato hasta las elecciones y haberlo renovado a continuación, una vez que se sabe a ciencia cierta quién es el nuevo (o no) presidente.

Y en segundo lugar, y mucho más grave, se vendieron los derechos a una empresa que no posee ningún canal de televisión. Esta es la clave de todo el asunto, pues la final de la Copa del Rey está considerada "de interés general", lo que obliga a emitirla en abierto y para todo el territorio nacional. Si la empresa compradora no tiene canal de televisión, entonces hay que negociar, que es lo que se ha hecho, pero se han apurado tanto los plazos que no se ha sabido hasta poco más de 24 horas antes del partido qué cadena retransmitiría el partido.

Como me gusta hacer crítica constructiva, voy a proponer una alternativa para próximas temporadas: vender los derechos directamente a una cadena de televisión que cumpla los requisitos del párrafo anterior. Así nos evitaremos espectáculos como el de esta semana, más propios del rastro que de una sociedad civilizada.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris