Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El espectador   -   Sección:   Opinión

Escasa potencia

Jorge Hernández

domingo, 12 de junio de 2005, 02:46 h (CET)
ETA atenta en Zaragoza, otra vez. Otro aviso para Zapatero, pero la primera pregunta hay que hacérsela a la prensa para ver si seguirán escribiendo 'escasa potencia' cuando le arranquen el brazo o el ojo a alguno que estaba demasiado cerca. O le hieran gravemente, porque tenía su culo encima del petardo. O lo maten, a uno o a diez, dado que la bengalita prendió en el tanque de gasolina. Que publiquen las tablas donde se especifica a partir de qué nivel una bomba tiene potencia baja, media o alta. Porque hasta la aparición de ese vocabulario objetivo la potencia de una bomba debe atender a los destrozos que causa en brazos, piernas, páncreas, bazos. Al margen del estúpido riesgo semántico que se corre cuando a una bomba colocada en una gasolinera o en un aeropuerto se la califica de 'baja potencia'.

La segunda pregunta va dirigida a los que, con su fatuidad (siempre a posteriori, una vez producidos los hechos), razonaban que Eta, y una Eta anterior a los últimos y contundentes golpes de la policía, nunca pudo haber colocado las bombas del 191M, porque no contaba con la infraestructura necesaria. La tenía, como la tiene y lo demostró ayer. Lo peor de los fatuos posteriores es su incomprensión de la buena relación calidad/precio que tiene el acto terrorista. Un petardo en un aeropuero y ya tienes asegurada cobertura mediática para tres días. El terrorismo es barato. Desde cualquier punto de vista: con una pequeña logística, una pequeña economía y un pequeño cerebro uno puede convertirse en un terrorista muy completo. Ya se encargarán luego los estrategas, analistas, e incluso los cómicos artistas, de elaborar las complejas epopeyas pertinentes. El terrorismo tiene una complejidad irrisoria. Lo complejo es la democracia. Pasa como con el cáncer respecto de la vida.

La tercera pregunta es por qué la mayoría de diarios dieron en su momento un gran eco a la carta de un grupo de presos etarras que exigía el fin de la violencia y casi ocultaron la de Ignacio de Juana Chaos, hace algunas semanas, que exigía todo lo contrario. A ver si va a ser más noticia que un perro muerda a un hombre.

Claro que lo que molesta es que la derecha salga a la calle a manifestarse pacíficamente y sin petulancia. Cosas de la prensa de este pais.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris